Lunes, 19 Marzo, 2012 - 10:03

No se debe legislar para la sociedad civil con moral religiosa

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El fallo de la Corte viene a traer paz interior. Porque el tema aborto genera divisiones y crispaciones en la sociedad argentina por lo que esta decisión de la Corte Suprema debe ser evaluada en su justa medida. Hay que darle publicidad como lo que es, un falló clarificador.

Este fallo que celebro sienta por jurisprudencia los alcances del artículo 86 del código penal. Norma que se estableció en el Siglo XIX, pero fue modificado en distintas oportunidades. En la modificación de 1920 ya hablaba que el aborto no era punible en una mujer que haya sido violada incluso no ponía la aclaración sobre la cuestión que abarcaba a mujeres idiotas o dementes. Justamente en gobiernos democráticos se hace esta distinción que abarca a estas mujeres con dificultades.



Que contradicción que justo en los años democráticos se restringe el derecho sólo a mujeres idiotas o dementes además dejaban ese hueco para que sean los jueces quienes tenían que decidir sobre esa gestación y no la mujer violada.



La historia no empieza cuando se es una mujer es adulta y más consciente de sus acciones, empieza cuando es una niña y adolescente, por lo que debe ser tratado desde ese momento de la vida. Por ello yo particularmente empecé a ocuparme de la temática del aborto como una persona civil, después como pediatra y en los últimos dos años como diputada. Pero uno de los motivos de mi vida ha sido esto de los niños, niñas y adolescentes.



Ahora me pregunto, qué pasa con los legisladores. Acaso tenemos miedo a ser sancionados, por grupos de la sociedad y, no nos animamos a decir que esta legislación no obliga a nadie a practicarse un aborto, solo exige que no haya victimas. Ese es el tema; si una mujer tiene un dignísimo sentido ético y tras una violación quiere tener su hijo, no hay ley que se lo prohíba o se lo impida. Lo que no se puede pedir es el sacrificio de otra. Lo que no se debe hacer es legislar para la sociedad civil con moral religiosa; las sociedades civiles democráticas se rigen por cuestiones civiles, las normas religiosas son sólo para los religiosos.



Es una impiedad tan dolorosa que una mujer sea expuesta incluso después de ser sometida, que como pediatra
a mi me duele en el alma. Pero debe quedar en claro que yo respeto el derecho al proyecto de vida que significa la unión de los dos gametos. No apoyo el aborto, comprendo situaciones.



No es lo mismo el aborto que se practicará de una niña de 13 años sometida sexualmente que el aborto que en las mejores condiciones de salubridad se realizará una niña de 13 años que tuvo una relación consentida pero inmadura. Pero sin embargo esas situaciones existieron, existe y seguirán existiendo ante la hipocresía de todo el mundo.



Por eso este fallo me da paz, es poner en un plano de igualdad de oportunidades a todas. Esto pone justicia. Feliz no estoy porque el aborto nunca me dará felicidad, pero estoy en paz. Es un fallo que me enorgullece de la Justicia Argentina. Este es el paso previo a un fallo que ya es más difícil que es el otro aborto, la no criminalización.



Este fallo dio una ventaja, y es tan importante que otorgó a los médicos la seguridad de realizar el procedimiento. Esta legislación es clara porque dice nunca más una mujer con su declaración jurada quedará desamparada, porque todo médico del sistema público o privado está autorizado a practicarle el aborto. Segundo ningún médico será sancionado por esta practicar el aborto. En los tiempos futuro puede surgir algún problema, pero para ello ya se estipula que se deberán generar protocoles de atención.