Viernes, 16 Marzo, 2012 - 13:33

Puso un prostíbulo para financiar sus Olimpiadas de Londres

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Un joven deportista con la ilusión de participar de los Juegos Olímpicos. Este taekwondista de Nueva Zelanda se puso un prostíbulo para financiar su estadía en Londres 2012, cuando en ese momento este deporte era poco atendido. El caso del joven despertó la polémica, logró que le financiaran la participación, con ayudas al desarrollo de esta actividad deportiva. Cerró el burdel con su participación olímpica asegurada.

El caso generó polémica en Nueva Zelanda. Logan Campbell, un luchador de taekwondo, puso un prostíbulo para financiar su sueño de estar en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Y así será, porque acaba de conseguir su clasificación para la cita olímpica londinense.



“Mi madre quiere una cocina nueva desde hace diez años, pero no ha podido tenerla porque ha invertido todo su dinero en mi taekwondo”, explicó Campbel, que estuvo en Beijing 2008 (perdió en primera ronda) y calculó que necesitaría unos 200.000 euros para buscar un lugar en Londres 2012.



El luchador abrió entonces un prostíbulo “de clase alta”, según el mismo lo definió. “Es un buen negocio para hacer dinero. Me sentiría peor vendiendo cigarrillos que haciendo esto, algo que es seguro y sano. Llevo un lugar con clase. Aquí las chicas tienen unos 20 años, están aquí por voluntad propia y ganan más dinero que yo”, se justificó por aquel entonces.



Aunque la prostitución es legal en Nueva Zelanda, su caso generó polémica. “Entonces el taekwondo no recibía ningún fondo”, explicó Campbell, que luego empezó a recibir ayuda económica y finalmente el año pasado vendió el burdel, informó Mundo Deportivo.



“Los patrocinadores empezaron a financiar el taekwondo y a partir de entonces no necesité más el negocio”, dijo Logan, que había recibido fuertes críticas de la Federación de su país y del Comité Olímpico Neozelandés.



El CON incluso le mandó una carta, en la cual le decían que su negocio no era “apropiado” y le advertían que podían llegar a “vetar” su participación en los Juegos de Londres. Pero finalmente Campbell, de 25 años, se deshizo del negocio. Y su participación olímpica está asegurada.
Fuente: 
Perfil - 442