Jueves, 15 Marzo, 2012 - 07:06

Caso Marita Verón
Aseguran haber visto a Verón tras su desaparición

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Un testigo aseguró haber visto a Marita Verón cerca de San Miguel de Tucumán, en la calle, días después de su desaparición en 2002. Dijo que la joven tenía el aspecto de alguien "drogado o borracho", durante su declaración en el juicio que se sigue en los tribunales tucumanos.

César Acosta, abrió hoy la ronda de testimonios en el juicio que se sigue en Tucumán por la desaparición de la joven. Es el hermano de Elvira del Carmen Acosta, quien ayer, en su testimonio, dio detalles coincidentes sobre aquel encuentro con Marita.



El testigo destacó que Marita "no estaba golpeada ni lastimada, tampoco tenía la ropa sucia", aunque admitió que "su voz no era normal". "No hablaba bien y tenía el aspecto de una persona drogada o borracha", indicó.



Luego precisó que "nos dijo que iba con rumbo a la ciudad (de Tucumán), hacia la calle Jujuy, y cruzó la ruta sin mirar", explicó.



Acosta recordó que al día siguiente su hermana le mostró una foto y le dijo que era la chica que habían visto. "Estaba (el comisario) Tobar y el padre de la chica (Daniel Verón), quien recordó que cuando ella era niña vivían por la calle Jujuy", agregó.



Acosta se retiró de tribunales sin hablar con los periodistas. "Lo que tenía que decir se lo dije a los jueces", manifestó el testigo, uno de los que alertó sobre la pista del paradero de Marita en La Ramada, a 30 kilómetros al noreste de la capital provincial.



Los abogados destacaron "la espontaneidad" del relato de los hermanos Acosta, aunque cada uno les dio una interpretación diferente.



Carlos Garmendia, letrado de Susana Trimarco, madre de Marita, sostuvo que la declaración de Acosta "fue muy clara, absolutamente convincente y coincidente con el relato de su hermana, sobre todo cuando le muestran la foto y reconocen a Marita".



"Nuestra hipótesis es que aparece en Los Gutiérrez (periferia de San Miguel) porque se escapa de donde la tenían atrapada", apuntó el letrado de la fundación "María de los Angeles". La familia de Marita sospecha que la joven pudo haber estado encerrada en un lugar cercano y se había escapado.



"Los dos coincidieron que podría haber estado drogada; ésa es nuestra hipótesis de trabajo y ambas declaraciones la confirman" añadió.



Diferente fue la interpretación de Cergio Morfil, defensor de los imputados María Jesús y Víctor Rivero, aunque también destacó la convicción del testigo en su relato.



"Las palabras de Acosta demuestran que ella (Marita) estaba en libertad después del 3 de abril (día que desapareció) y no en un lugar donde no pudiera moverse", apuntó.



"Ambos relatos coinciden que la vieron perdida, como si hubiese tomado alcohol", insistió.



Según Morfil, "lo importante es que no estaba privada de su libertad ni estaba escapando porque habló con un testigo, intercambió palabras y luego siguió caminando porque no hay ningún auto que la va a buscar".



"El tema es como llega a Los Gutiérrez y luego a Capomita, donde la vio la señora Sotelo vestida exactamente igual, pero con zapatos tacos altos, lo que demuestra que había un lugar a donde se iba a cambiar", añadió.



"Las pruebas vienen hablando y difícilmente exista un sistema donde el secuestrado tenga tantas facilidades para movilizarse", añadió.



Posteriormente, llegó el turno de Paola Alejandra Ruiz de Garzón, amiga y vecina de Marita, quien brindó detalles sobre la vida de la joven desaparecida.



Según su testimonio, "Marita no salía de noche y tenía una buena relación con su pareja", David Catalán. "Ella era muy buena, no tenía malas intenciones y era muy buena vecina", precisó.



"Lo único que desearía con el alma es que aparezca ella. Quiero que se aclare, que Micaela tenga a su mamá y que Susana recupere a su hija después de tanto tiempo de lucha. Quiénes son los responsables, no está a mi alcance", resaltó.



La mujer se mostró tranquila y respondió cada una de las preguntas de los abogados, con respuestas que no coincidían con lo declarado por la enfermera Patricia Soria.



Al analizar la jornada de testimonios, Garmendia sostuvo que "la declaración de la amiga de Marita complica mucho más la situación de Soria", sobre la cual se pidió que se la detenga por falso testimonio.



"No hemos encontrado elementos para abandonar la hipótesis de nuestro trabajo de que Soria es la mujer que marcó a Marita", agregó el letrado.



Por otra parte, fuentes judiciales informaron que se levantó la consigna policial a Gonzalo Gómez, uno de los 13 imputados en la causa, pero continúa con arresto domiciliario y la próxima semana, con el nuevo informe médico, se determinará si finaliza el arresto domiciliario.