Miércoles, 14 Marzo, 2012 - 21:55

La Cámara baja aprobó las modificaciones a la Carta Orgánica del Banco Central

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Con 142 votos afirmativos, 84 negativos y 10 abstenciones, la Cámara baja aprobó en general, tras 9 horas y media de debate, el proyecto que amplía las facultades de la entidad financiera, enviado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Los diputados se abocan ahora al tratamiento en particular.

Tras 9 horas y media de sesión, el pleno de la Cámara baja aprobó en general con 142 votos afirmativos, 84 en contra y 10 abstenciones el proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo para modificar la Carta Orgánica del Banco Central, prevista en la Ley 24.144, en el marco de la primera sesión especial del año pedida por el titular del bloque oficialista, Agustín Rossi.



De esta manera, el cuerpo se ocupa ahora del debate en particular, tras el cual la iniciativa solicitada por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner ante la Asamblea Legislativa del primero de marzo podrá ser girada al Senado y convertirse en ley.



El debate en la Cámara baja se inició el miércoles pasado en el marco de un plenario de las comisiones de Finanzas, de Presupuesto y de Legislación General, tras recibir a la titular del BCRA, Mercedes Marcó del Pont, quien expuso la iniciativa y respondió preguntas de los legisladores.



EL DEBATE EN LA SESIÓN



Carlos Heller, el titular de la Comisión de Finanzas fue el encargado de iniciar el debate sobre la reforma al BCRA. Dejó en claro que la propuesta del Ejecutivo es una “herramienta clave sentada en las antípodas del modelo neoliberal”.



El diputado de Nuevo Encuentro dijo que el proyecto permite al BCRA regular y supervisar cuando considera conveniente a todos los agentes que participan del sistema. Agregó que se propone dotar a la entidad de funciones de supervisión, y de otorgar mayores facultades al directorio y la presidencia.



Destacó además que la reforma impulsada “es categórica respecto de la orientación del crédito y sus condiciones” hacia las pequeñas y medianas empresas. Según informó, el proyecto busca proteger los derechos de los usuarios y defender la competencia.



En líneas generales, Heller dijo que con la reforma se pasa del objetivo único, preservar el valor de la moneda, a considerar el empleo y la equidad social; se sigue realizando una programación monetaria con informes al Congreso; y se termina con la visión monetarista; sigue siendo estableciendo al BCRA como una entidad autárquica. Asimismo se facultad a la entidad a orientar y regular el crédito; a implementar políticas orientadas a pymes y economías regionales; y se propinan cambios a favor de los usuarios y la competencia.



Alfonso Prat Gay. El titular de la Coalición Cívica cuestionó el hecho de que la reforma la BCRA no haya estado en la agenda ni del oficialismo ni de la oposición, sino hasta que fuera pedida por la presidenta el primero de marzo.



Respecto de su propuesta, el diputado dijo que se busca avanzar en un requerimiento de la reforma constitucional de 1994, haciendo énfasis es “un mayor federalismo”. Dijo que el dictamen le agrega más facultades a la entidad, así como un mayor rendimiento de cuentas al Congreso.



Además, reconoció como una buena idea la ampliación de los objetivos del Banco. Para finalizar, Prat Gay –quien fuera titular del BCRA entre 2000 y 2004- consideró que el objetivo que persigue el Ejecutivo con la reforma es “facilitarle la vida a los bonistas externos”.



Claudio Lozano. El diputado reconoció que el FAP comparte la necesidad de terminar con los “vestigios del neoliberalismo y con la ley de convertibilidad” para “profundizar el camino hacia la reforma de la Ley de Entidades Financieras”.



Señaló que “para que sea consistente la propuesta se necesitan otras regulaciones”, como el manejo de capitales, el replanteamiento del balance de divisas con empresas transnacionales y la discusiones de rentas extraordinarias en recursos naturales. “En términos estructurales no hay marco para querer recuperar la moneda”, dijo Lozano.



Respecto de los fines a las reservas, Lozano adhirió a la propuesta del oficialismo de utilizar los fondos con fines productivos. Empero rechazó su uso orientado al pago del Club de París, cuya deuda fue originada durante la última dictadura. Pro eso reclamó una investigación para conocer su destino y legitimidad.



Finalmente, subrayó los puntos principales del dictamen del FAP: inversión productiva de las reservas; rendimiento de cuentas al Congreso; federalización del directorio del BCRA; entre otros puntos.



Gustavo Ferrari. El diputado del peronismo federal cuestionó que el Congreso esté debatiendo una “necesidad del Gobierno” y no de la sociedad. Aún así, se mostró a favor de aumentar las facultades del Banco Central.



Eduardo Amadeo. Asimismo, el diputado del Frente Peronista consideró que el proyecto del Frente para la Victoria “aumenta la inestabilidad del país y la inestabilidad de no tener crédito”. Además, cuestionó que no se hayan invitado más funcionarios para conocer la propuesta oficial.



Federico Pinedo. El titular del Pro sostuvo que el dictamen de su bloque “no es una reforma integral de la Carta Orgánica” del BCRA sino que busca dos objetivos. En primero término, “defender el salario y jubilaciones de los argentinos”, por lo que se propone como “fin primario preservar el valor del poder adquisitivo de la moneda” local.



En segundo lugar, el diputado dijo que su proyecto “busca cuidar el ahorro”, teniendo las reservas necesarias para dar “seguridad y confianza al sistema financiero en general”.



Roberto Feletti. El presidente de la Comisión de Presupuesto defendió la política económica del Gobierno nacional y consideró que la reforma del BCRA es “un paso adelante” para “consolidar a la Argentina en su capacidad de tener moneda”. Además, dijo que “el camino para reconstruir un mercado de crédito que de cuenta a las necesidad de la producción pasan por esta ley”.



Fernando “Pino” Solanas. El líder de Proyecto Sur criticó enérgicamente que “esta ley se preocupa de no tocar el sistema financiero”. “De ninguna manera Proyecto Sur puede avalar, a pesar de las buenas intenciones, un proyecto que no se anima a bajar la Ley Financiera y Bancaria de José Martínez de Hoz”.



Patricia Bullrich. La legisladora de Unión por Todos cuestionó duramente la iniciativa del PEN en relación a la falta del control parlamentario sobre la emisión monetaria: “El Congreso ha dejado de existir en este proyecto de ley, ¿será porque si el Congreso maneja esta información no permitiría este nivel de emisión y de préstamos al Tesoro de la Nación?”, se preguntó, en alusión a los adelantos que el Banco Central podrá girar de aprobarse esta ley. Por eso, consideró que “estamos generando una situación de absoluta discrecionalidad”.



Ricardo Gil Lavedra. El jefe de la bancada radical criticó el hecho de que el Congreso no pueda controlar el funcionamiento de la entidad financiera, y consideró que “están (por el kirchnerismo) legislando sobre el Banco Central para meterse en el mercado financiero libremente”.
Fuente: 
Parlamentario