Martes, 13 Marzo, 2012 - 12:36

Correo de nuestros lectores
Los becados del INSSSEP

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Indudablemente los eventos económicamente desfavorables producen un desequilibrio en la relación entre necesidades materiales y medios para satisfacerlas, ya se han aumentado las necesidades, reduciendo los medios o produciendo ambos efectos a la vez.

Entre el que recibe una ayuda, cualquiera sea, del gobierno y no devuelve con contraprestación alguna y los que si lo hacen, existe una inmensa diferencia. Sin entrar en detalles mezquinos acerca de quien merece más y quien merece menos, yo sin titubeos, me pongo del lado del que brinda una contraprestación.



Para citar solo a título de ejemplo un caso específico y volviendo al tema del desequilibrio económico, podemos decir que el arribo a la universidad o al menos el advenimiento de la edad propicia para hacerlo, es un hecho auspicioso para la familia del o de la potencial estudiante, pero, paralelamente, económicamente es un evento desfavorable, ya que produce un desfasaje entre los recursos disponibles y los gastos que demandaría la educación de ese hijo.



Es ahí donde un Estado saludable y previsor debe acudir en ayuda de la familia necesitada. En el I.N.S.S.S.E.P los becados realizan una contraprestación, se preparaban para que mañana,
el dueño de la obra social, es decir el afiliado, tenga la calidad de prestación que esta verdadera inversión conlleva y además la mayoría eran o son estudiantes y un alto porcentaje son familiares de empleados que trabajan, que sirven y que quieren a esta obra social, de los cuales casi todos necesitan de esta ayuda para enfrentar este gasto extra.



En ese orden de ideas hay que destacar que también existían entre los becados profesionales tales como un psicólogo y una nutricionista. El potencial que se estaba formando nos permitiría contar con el personal idóneo para efectuar el control y funcionamiento de clínicas, sanatorios e incluso del contralor de prestadores individuales con un costo bajísimo, pero en el reino del revés esto no es tenido en cuenta.



Si tomamos en cuenta lo escaso del costo que la incorporación de los becados produce y lo cotejamos con lo que el INSSSEP paga a los prestadores, vemos que puede desprenderse de cifras millonarias sin que le tiemble el pulso a nadie.



¿Por qué si otros organismos oficiales poseen muchísimos mas becados que este INSSSEP entre comillas “autárquico y autosuficiente” económicamente nosotros no podemos hacerlo?



Si bien es cierto nos estamos mal acostumbrando a permitir que otros dispongan de los dineros que nos corresponden por aportes genuinos, es hora de decir basta y estar del lado de los becados, simplemente porque es lo que corresponde y porque constituye un acto de genuina justicia.



Como vocal representante de los trabajadores no puedo mas que respaldar la reincorporación o la renovación de todos los convenios, aunque sea una reincorporación paulatina, pero, a través de un compromiso, por escrito, a través de una resolución que asegure la reincorporación final de todos los becados en un tiempo prudencial para ambas partes. Esta es mi irrevocable decisión.



(*) Vocal activo INSSSEP