Jueves, 8 Marzo, 2012 - 07:10

Cristina giró al Congreso un proyecto para ratificar el traspaso de subtes

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

"Estas cosas no deben judicializarse”, aseguró durante la confirmación de que será el Parlamento el que determine la diferencia con la Ciudad de Buenos Aires sobre este tema. La última medida similar fue con la Resolución 125 durante el conflicto por las retenciones móviles.

"Creo que estas cosas no deben judicializarse. Por lo tanto vamos a remitir al Parlamento un proyecto de ley a los efectos de ratificar el acta que firmamos con la Ciudad de Buenos Aires. Porque es necesario de una buena vez por todas que el Parlamento, donde están representadas las provincias, defina qué modelo de país somos", anunció Cristina Kirchner en el acto de presentación de un programa de telefonía e internet para localidades sin esos servicios que tuvo lugar en Casa Rosada.



La Presidente cuestionó la decisión del gobierno porteño de "judicializar" lo que "era un acuerdo entre la Nación y la Ciudad" para que esta última se hiciera cargo de lo que es "su obligación". "Esto no puede ser judicializado. Los jueces no pueden decidir cómo es gobernada la Argentina. En eso coincido con el juez de la Corte Suprema [Ricardo Lorenzetti]", ratificó, en referencia al discurso que pronunció el titular del máximo tribunal.



"Para zanjar definitivamente" la disputa, la mandataria resolvió girar al Congreso un proyecto de ley para que se discuta "en qué tipo de país queremos vivir todos y qué obligaciones tiene cada gobernante". "Vamos a ver si los que se han desgarrado las vestiduras apelando a que el Parlamento tome decisiones también están de acuerdo en que sea el que defina", desafió.



"Creo que es la forma de terminar esto. Porque los usuarios no tienen la culpa y tampoco es justo que todos los argentinos solventen servicios que nunca en su vida tal vez tendrán", concluyó.



La mandataria había acudido a una jugada similar durante el conflicto con el campo. En aquella ocasión fue la Resolución 125 de retenciones móviles la que se sometió a votación.



En Diputados, el kirchnerismo no tuvo problemas para imponer su mayoría pero perdió algunos aliados que acompañaron al movimiento hasta ese momento, entre ellos Felipe Solá y Francisco de Narváez.



En el Senado, donde también tenía mayoría, las cuentas fueron más ajustadas y, tras el voto "no positivo" del vicepresidente Julio Cobos, la medida quedó rechazada. Desde aquel entonces, las retenciones al campo quedaron fijas, en 35 por ciento.



Esta vez el escenario es distinto y, a priori, el Frente para la Victoria no tendría mayor inconveniente en imponer su postura en ambas cámaras.
Fuente: 
Télam