Jueves, 8 Marzo, 2012 - 07:40

Grecia expectante por el anuncio del nivel de adhesión al canje de la deuda

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Concluye hoy el plazo para que los acreedores privados decidan su participación en el mayor canje de deuda de la historia. La oferta del gobierno heleno es de una reducción del 74%. Si el porcentaje de aval de los acreedores privados es alto, Atenas conseguirá la activación del segundo rescate del FMI.

Este jueves a las 20 del país heleno (las 15 en la Argentina) concluye el plazo para que los acreedores privados decidan su participación en el mayor canje de deuda de la historia, que involucra unos 206.000 millones de euros de un total de los 360.000 millones que adeuda el país mediterráneo.



Según los cálculos preliminares que divulgan las agencias internacionales, habría ingresado a la oferta más del 50% del total adeudado, porcentaje que no garantiza el éxito de la operación aún.



Entre los más optimistas se encuentra el portal griego Bankingnews.gr, que -citando fuentes del gobierno heleno- sostiene que el 76,6% de los acreedores aceptará la quita propuesta, de alrededor del 53,5% del valor nominal del total de la deuda privada (206.00 millones de dólares), que en términos reales (valor presente neto) oscilará en torno al 74%.



Los especialistas advierten que, para que el canje sea considerado exitoso y voluntario, Grecia necesita alcanzar un 90% de participación.



Si la aceptación se encuentra entre el 75% y el 90%, el canje podrá concretarse, pero el gobierno de coalición heleno se vería forzado a recurrir a la activación de las cláusulas de acción colectiva (CAC) incluidas en los nuevos bonos -y que ya fueron autorizadas por el parlamento griego-, para obligar mediante esta cláusula legal de mayorías, al ingreso de los acreedores que se resistan.



Esta situación implicaría que la participación del sector privado ya no sería voluntaria, sino obligatoria, y resta por ver si será considerado un evento de default por la Asociación Internacional de Derivados y Swaps (ISDA por sus siglas en inglés), lo que activaría una catarata de los temidos seguros de impago (CDS, por sus siglas en inglés).



El Comité de Inversores Acreedores Privados de Grecia (PCIC), presidido por el lobbista Charles Dallara, del Institute for International Finance (IFF), reveló ayer que ya son 32 las entidades financieras que tienen 40,8% de la deuda griega que han aceptado participar en el canje de bonos.



Entre las entidades figuran Deutsche Bank y Commerzbank; los franceses Societé Generale, BNP Paribas y AXA; el español BBVA; los italianos Intesa San Paolo y Unicredi; el Royal Bank of Scotland; HSBC; y el fondo Greylock, entre otros.



Este último es conocido por haber rechazado el canje de deuda del 2005 y litigado en contra de la Argentina, si bien luego ingresó a la operación en el 2010.



También anunciaron su participación dos bancos públicos griegos, el Banco Postal de Grecia y ATEbank.



Asimismo, ocho fondos públicos de pensiones griegos (poseen 2.700 millones de euros en deuda griega) aceptaron, mientras que dos cajas de la seguridad social (con 1.700 millones de euros), aún no decidieron, y unas cincos cajas de seguridad social anticiparon su rechazo.



"Lo que suceda a partir de ahora tiene una importancia histórica, cambiará el perfil de nuestra deuda y los factores en juego", dijo el ministro griego de Finanzas, Evangelos Venizelos, en declaraciones radiales.



En tanto, el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, convocó para este viernes a una conferencia telefónica en la que se decidirá sobre el segundo paquete de rescate griego, pautado por 130.000 millones de euros (170.000 millones de dólares), tras analizar las condiciones de ajuste a las que se sometió Grecia y el resultado de la operación de canje de deuda que culmina este jueves.



Los ministros de Finanzas del euro ya dieron luz verde el pasado jueves a la concesión de unos 93.000 millones de euros (US$122.143 millones) del rescate destinados a apoyar el canje de deuda, si bien decidieron retrasar el visto bueno definitivo para el total de la asistencia hasta evaluar la operación de deuda.



Por último, el IIF estimó que si el canje de deuda griego fracasa y se confirma la quiebra, el foco de tensión pasaría directamente a España e Italia, que podrían necesitar 350.000 millones de euros (459.679 millones de dólares) para poner freno a la inestabilidad financiera.
Fuente: 
Infobae: Infobae