Lunes, 5 Marzo, 2012 - 08:10

Carta abierta a la comunidad educativa del Chaco
Los alumnos, el aula y los docentes son los sujetos y el espacio privilegiados de nuestras políticas públicas educativas

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Lejos de promover confrontaciones estériles, o descalificaciones, seguimos promoviendo el diálogo propositivo con los sindicatos docentes y el conjunto de la comunidad educativa. Como estados nacional y provincial, somos los que en la historia argentina y del Chaco más invertimos en presupuesto educativo, en alumnos, en salarios docentes, en infraestructura, libros y netbooks.

No hablamos desde la soberbia, sí desde los hechos que hemos y seguimos realizando.

Sabemos lo que nos falta. Pero es necesario reconocer lo hecho. Necesitamos la continuidad de estas políticas públicas.



No reconocer esto es necedad. Dormirnos en los laureles del pasado, negligencia.



Tenemos futuro porque recuperamos la memoria del rol del estado y de las políticas
públicas en la educación de nuestro pueblo. Hagamos entonces en el presente una práctica política ciudadana en la que avancemos sobre la base de las coincidencias (por ejemplo la aplicación de la tercera etapa del
nomenclador que significa aumento al básico para todos los docentes), y sepamos disentir en las disidencias, en los desacuerdos, para que la agenda educativa no se agote ni en lo estrictamente salarial (las condiciones laborales son más amplias que lo salarial), ni en lo que hoy, coyunturalmente, nos distancia.



En esta batalla por el sentido de la defensa de la educación pública, nos y los necesitamos a todos, sin excepción, para que ni la protesta ni los reclamos dejen de expresarse, pero para que preservemos a los alumnos y el aula de la educación que precisamos como el agua y el aire para vivir en el chaco.



Para eso el presupuesto educativo pasó del 28 al 34, 5% en el Chaco, entre 2007 y 2008-2011 y lo sostenemos este año. Y de 3 puntos del PBI a 6,47 en Nación.



• Para dignificar los salarios docentes.

• Para construir más y mejores edificios escolares.

• Para que los que estaban y todavía están afuera estén en las aulas, lo que genera además más puestos de trabajo docente.

• Para que haya libros y netbooks para todas y todos.



Pero por sobre todas las cosas, para que juntos logremos erradicar toda clase de analfabetismos. Para que el paisaje de la escuela pública
no sea el del aula cerrada o de los bancos sin alumnos porque se nos fueron.



Desde este sentimiento, les y nos decimos, a docentes, alumnos, padres, sindicatos, que los y nos necesitamos para la activa defensa de la escuela pública, sin que nadie se resigne a dejar de lado sus reivindicaciones, pero con escuelas y aulas abiertas.



Porque ayer nomás, decíamos cómo educar en contextos de exclusión. Hoy el desafío es cómo educar en contextos de creciente inclusión y respeto de las diversidades culturales.

Ese logro colectivo merece de cada uno de nosotros nuestros mejores esfuerzos y acciones.



(*) Docente y ministro de Educación de la Provincia del Chaco.