Sábado, 3 Marzo, 2012 - 18:28

Análisis
La recaudación, apuntalada por el consumo interno

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Pese a la desaceleración en la producción de bienes como advierte el Estimador Mensual Industrial (EMI) oficial (2,1 por ciento), y pese a la notable desaceleración de los impuestos relacionados a las importaciones tras las nuevas restricciones, igualmente la recaudación tributaria no desacelera dado que se compensa por una mayor recaudación de los impuestos ligados al consumo interno, que continúan mostrando un notable dinamismo.

En números, la recaudación del Gobierno Nacional del mes de Febrero alcanzó los $47.282 millones, equivalente a un incremento del 28,7% interanual, similar a la variación observada los últimos cuatro meses.



Desagregado por impuestos, el crecimiento lo lidera IVA DGI con un aumento del 37,4% interanual en Febrero, magnitud incluso superior al 36% que registró en Enero. También sobresale lo recaudado por retenciones que reflejó un incremento del 37,8% interanual en el segundo mes del año.



Un escalón más abajo se encuentra el incremento de combustibles (35,4%) y Ganancias DGI con un incremento del 30,6% en Febrero. Seguridad Social creció un 29,1%, aunque vale advertir que como muchos jubilados comenzaron a pagar sus últimas cuotas de la moratoria, empieza a mermar este flujo mensual de ingresos al ANSES. De hecho, aportes personales y patronales crecieron al 35% y 32,5%, respectivamente en Febrero.



Por último, los impuestos ligados a las importaciones continúan desacelerando al compás de las menores compras externas una vez establecidas las nuevas restricciones. Derechos de importación creció sólo un 10,4% en febrero y acumula un 11,2% en los primeros dos meses del año. Similar comportamiento en Ganancias DGA.



En suma, la recaudación del primer bimestre del año advierte que el consumo interno e incrementos salariales apuntalan la recaudación tributaria, pese a que el nivel de producción de bienes desaceleró en igual periodo. Es corto el periodo en que dicha discrepancia sólo pueda soslayarse con reducción de stocks.








Fuente: 
(*) Ramiro Castiñeira es economista jefe de Econométrica. (DyN)