Martes, 28 Febrero, 2012 - 10:51

Caso Marita Verón: se reinicia el juicio, definirán situación procesal de un imputado

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El proceso oral pasó a un cuarto intermedio el jueves último, cuando uno de los imputados, Gonzalo Gómez, sufrió una descompensación y debió ser intervenido quirúrgicamente de urgencia en el Hospital Centro de Salud de San Miguel de Tucumán.

El tribunal que juzga a 13 personas por la desaparición de la joven tucumana tendrá que resolver la situación de Gonzalo Gómez, uno de los acusados que fue operado de urgencia el jueves pasado por cálculos en la vesícula. Debido a esa circunstancia, Susana Trimarco no pudo completar su declaración



La descompensación de Gómez sorprendió al tribunal en la mañana del jueves, poco antes de iniciarse la audiencia en la que estaba prevista la continuidad de la declaración de Susana Trimarco, la mamá de Marita Verón.



Tras comprobar que el estado de salud del acusado era grave, los jueces Alberto Piedrabuena, Emilio Herrera Molina y Eduardo Romero Lascano decidieron postergar hasta hoy martes, a las 9:30, la actividad judicial.



Así, hoy deberán decidir si aguardan la recuperación de Gómez para proseguir el proceso o si lo juzgan en otro momento, tal como pidió el abogado defensor del imputado.



El tribunal contará con el informe del médico forense sobre la salud de Gómez para luego decidir. Ayer, los médicos dejaron trascender que el acusado salió bien de la operación y que evoluciona en forma satisfactoria.



Durante la jornada del jueves estaba previsto que los abogados defensores hicieran preguntas a Susana Trimarco, la madre de Marita Verón, que debía prestar testimonio sobre la desaparición de su hija cometida hace casi diez años.



Sin embargo, la descompensación padecida por Gómez impidió la continuidad del relato.



Durante su última intervención ante los jueces, Trimarco había reclamado la entrega de los restos de su hija, "si es que está muerta" la joven secuestrada hace diez años por una red de trata de personas en Tucumán.



Además, volvió a detallar actividades y vínculos del mundo de la prostitución en el norte del país, en el que se involucró para buscar a su hija. Con ello relató que vendió un departamento para solventar la pesquisa porque no la ayudó el Estado y cuestionó al fiscal Ernesto Baclini, que tenía a su cargo la investigación en abril de 2002.