Martes, 28 Febrero, 2012 - 09:43

Correo de nuestros lectores
Despertó un gigante

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Era el último día de la Feria del Libro, este domingo 26 de febrero.
En Casa de las Culturas la gente se agolpaba en su hall, recorría los stand, se acercaba a información, señoritas repartían folletos, y hasta una gran foto de IAN el niño que necesita ir a China, era parte del gran escenario.

La gente iba y venía, cuando una gran pantalla anunció que a las 20 horas era la presentación del libro “Por siempre Chaco For ever”, “La historia de un gigante dormido”.



La gente comenzó a subir presurosa las escaleras que llevaban al auditorio Aledo Luis Meloni. La imagen de la tapa del libro lucía en el escenario.

El salón colmó su capacidad
esperando expectante la presentación de lo que llamara el Sr Miguel Angel Fernandez “literatura deportiva”.



En la penumbra no se distinguían si eran grandes o chicos, aunque muchos que peinaban canas, disfrutaron de los viejos relatos que fueron los encuentros de los
de un For ever querido.



El director de Diario Norte hizo una brillante presentación, que más allá de la prolijidad literaria hizo énfasis en
un contenido anecdótico, prolijo, curioso , travieso,
lo que fue y lo que
nadie vio. Retrocediendo en el tiempo se revivió al Chaco For ever de Deolindo Bittel, de Tenev, Cientos de entrevistas a protagonistas que pudieron reproducir sus experiencias en la cancha,
dieron
vida al relato, expresando sus sentimientos, sus triunfos, sus derrotas, y hasta la sensación de tener los botines puestos.



La época de cuando no se hablaba de violencia en el futbol, sino de hermandad, encuentros y compañerismo, con olor a camiseta. Cacho Leguizamón, como amistosamente lo llaman sus allegados, quien hizo el desafío de incursionar en las letras siendo Profesor de Educación física,
tuvo claro su objetivo: “despertar a un gigante dormido”, perpetuar en la memoria colectiva la trayectoria de un club que hizo historia, y lo pensó con trascendencia : utilizarlo como nexo, como móvil, como “provocador” de un diálogo fecundo con la generación joven de hoy, necesitados de un acercamiento, de una palabra, de
aliento, y que mejor que la historia del deporte,
sabiendo que un club da identidad y genera
pasión.



Esto y mucho más dijo Cacho Leguizamón
en la presentación de “su hijo, el libro”, habló con fervor, con entusiasmo, sin tecnicismos, y pudo compartir con el público presente, lo que pudieron expresar
los jugadores de antaño, sus entrenadores, sus técnicos, identificándolos con sus nombres de pila, hablaron de sus sueños, valores y justamente lo que se quiere
revivir hoy: la experiencia del verdadero deporte sinónimo de una vida sana.



Quedaron muchas cosas por contar; un silencio entusiasta llenaba la sala; pero habrá que esperar leer el libro. La presentación terminó casi como una fiesta, más que un gran aplauso, habría que haber gritado al unísono: Goool!!!!!!!



(*)
[email protected]