Domingo, 26 Febrero, 2012 - 09:00

Elemento clave en la investigación
Tragedia de Once: el último audio del conductor con el centro de operaciones

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Marcos Antonio Córdoba, el maquinista que conducía la formación 3772 siniestrada esta semana y que causó la muerte de 51 personas, no advierte al centro de control que existen problemas con los frenos según se desprende de la grabación. Fuentes judiciales habían señalado que denunció la falla.







La hipótesis planteada hasta hace pocas horas indicaba que Córdoba habría dicho que le ordenaron continuar el viaje pese a que los sistemas de detención habían dejado de funcionar, pero en el audio sólo se escucha el saludo del empleado cuando comienza su turno: "Buen día, ¿me toman para el [37]72? (...) Una preguntita, acá Morón me está anunciando [que soy el servicio] rápido. Soy el [37]72, ¿puede ser?".



Tras un breve intercambio de rigor con los controladores, que le confirman su trabajo en el servicio rápido, Córdoba inicia el recorrido, sin volver a comunicarse en todo el trayecto.



De acuerdo con versiones judiciales, en el día de ayer el motorman aseguró que, pese a que había denunciado que los frenos no funcionaban, desde el centro de operaciones le ordenaron continuar con el recorrido normalmente. "Seguí, seguí", le habrían dicho.



Sin embargo, nada de eso puede escucharse en la grabación. Sólo las palabras de Córdoba al iniciar su turno y la respuesta desde el centro de operaciones. Luego, ya cuando la formación había chocado contra el sistema de contención de la estación de Once, se oyen las voces de los controladores y el guarda.



"Control manda bomberos y ambulancia urgente a la plataforma dos", reclama un empleado a través del sistema de comunicación. "Habla el guarda del anden 2. Hay una señora que cayo y esta muy lesionada. Por favor, emergencia", se suma otra voz, aún sin consciencia de la magnitud del siniestro.



"Listo mandamos todo ¿Cómo estás vos y cómo está el conductor? Decime cómo están", le contestan al guarda, desesperados, desde el control. Sin embargo, quien nunca respondió fue Córdoba, que se encontraba inconsciente y atrapado bajo los hierros retorcidos de la cabina.



La versión de que el recorrido del tren había transcurrido sin inconvenientes ya había sido dada el viernes por el guarda de la formación, Miguel Ángel Gerónimo, quien ante el juez Claudio Bonadío aseguró que el viaje había sido "normal" y confirmó que no vio "nada raro" desde su puesto en el último vagón de la formación.
Fuente: 
Infobae/ C5N