Sábado, 25 Febrero, 2012 - 20:33

El Frente Grande pide a referente del partido Laborista inglés intervención en Cámara de Comunes

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El Frente Grande le pide al líder del laborismo su intervención en la Cámara de los Comunes para que el Reino Unido cumpla con las resoluciones adoptadas por la ONU.

La presidenta y el secretario general del Frente Grande, Adriana Puiggrós y Daniel San Cristóbal, entregaron en mano al Canciller argentino, Héctor Timerman, la carta que el partido le remitiera a Ed Miliband, líder del Labour Party, en la que se le peticiona su intervención en la Cámara de los Comunes en el reclamo legítimo de la Argentina por Malvinas.



Entre otras cuestiones que se destacan en el mensaje, se solicita al laborismo su intervención como fuerza política de ese país para que el Reino Unido cumpla con las resoluciones adoptadas por la Asamblea General de la ONU.



Plantea el texto remitido: "Nuestra fuerza estima que la gran responsabilidad política que encarna el Labour Party y la mejor de sus tradiciones puede brindar una gran contribución a la resolución del conflicto. Usted tiene conocimiento que en nuestro país
es un sentimiento, y una convicción, nacional apreciar que “las Malvinas han sido, son y serán argentinas”, como el ministro de Relaciones Exteriores durante el gobierno del presidente Juan Domingo Perón, Juan Atilio Bramuglia, proclamara en las Naciones Unidas a fines de la década de los años ’40."



De ésta forma, el Frente Grande plantea una estrategia que comprometa a los sectores políticos y de la sociedad civil de Argentina y America Latina
a peticionar a sus pares de Europa y el Reino Unido la necesidad de una negociación que avance hacia la paz definitiva y el respeto a los derechos argentinos.



Le escribimos como autoridades nacionales del partido Partido Frente Grande (integrante del Frente para la Victoria, coalición que encabeza la actual presidenta de la República Argentina, Cristina Fernández de Kirchner) para transmitir a su fuerza política nuestra convicción de que las organizaciones democráticas de nuestros países deben contribuir activamente para lograr que la actual disputa por la soberanía sobre las Islas Malvinas y otras del Atlántico Sur sea resuelta de manera pacífica.



Nuestra fuerza estima que la gran responsabilidad política que encarna el Labour Party y la mejor de sus tradiciones puede brindar una gran contribución a la resolución del conflicto. Usted tiene conocimiento que en nuestro país
es un sentimiento, y una
convicción, nacional apreciar que “las Malvinas han sido, son y serán argentinas”, como el ministro de Relaciones Exteriores durante el gobierno del presidente Juan Domingo Perón, Juan Atilio Bramuglia, proclamara en las Naciones Unidas a fines de la década de los años ’40.



Es precisamente la Organización de las Naciones Unidas quién ha solicitado al Reino Unido y a la República Argentina que se sienten en una mesa de diálogo para tratar el tema de la soberanía. A esta decisión ampliamente mayoritaria del organismo internacional, el gobierno del Reino Unido ha respondido con el rechazo y con la infortunada afirmación del Primer Ministro Cameron
de que la Argentina es colonialista. El gobierno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner ha logrado con un continuado trabajo diplomático ejecutado por nuestra Cancillería y el reconocimiento de la oposición política, el respaldo de toda América Latina.



La respuesta del gobierno del UK no solamente ha sido aquella inadecuada expresión del primer ministro sino el incremento de las acciones de pesca ilegal y de exploraciones petroleras que, además de reiterar la violación de la soberanía argentina, conllevan el peligro de afectar gravemente el medio ambiente.



Inaugurar una mesa de negociaciones implicaría responder al llamado de la comunidad internacional que, en estos tiempos de grave crisis económica y social, procura a través de las fuerzas populares, democráticas y progresistas de todo el mundo construir a políticas que nos alejen de aquellas neo-liberales, de la arrogancia imperial y del mesianismo dictatorial para encontrar justas soluciones a conflictos de larga data.



La presidenta Fernández de Kirchner ha orientado así a nuestro gobierno e interpretando a la opinión pública; ha ordenado abrir a la consideración política el llamado “Informe Rattenbach”, que es trabajo de una comisión que enjuició duramente el proceder frente a Malvinas
de la dictadura vigente en nuestro país en 1982.
Con ello nuestra Presidenta ratifica la posición soberana argentina y subraya el rumbo pacifista que se estableció en nuestra Constitución Nacional en una cláusula especial durante su reforma en 1994 por el voto unánime de los representantes del conjunto de los partidos. A saber: “La Nación Argentina ratifica su legítima e imprescriptible soberanía sobre las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos e insulares correspondientes, por ser parte integrante del territorio nacional. La recuperación de dicho territorios y el ejercicio pleno de la soberanía, respetando el modo de vida de sus habitantes y conforme a los principios del derecho internacional, constituyen un objetivo permanente e irrenunciable del pueblo argentino”.



Por ello queremos solicitarle que, en el marco de sus posibilidades, plantee en la Cámara de los Comunes que se abra la negociación por la soberanía que estableciera la Organización de las Naciones Unidas y comunique a los dirigentes, diputados y afiliados del Labour esta comunicación. Su partido ha encarado históricamente las aspiraciones de los trabajadores y de los sectores populares de su país. Fue durante el gobierno del primer ministro Clement Attlee que Gran Bretaña otorgara la independencia a la India en 1947, lo que reconoció y coronó la larga, paciente, pacífica y activa lucha del movimiento nacionalista indio y de su líder Mahatma Gandhi. Es en la evocación de ese respetado líder nacional que ponemos este pedido a su consideración. Nos atrevemos a formular una consideración personal: creemos que Ralph
Milliband, su padre, un intelectual progresista respetado en los ambientes intelectuales progresistas argentinos y latinoamericanos hubiera visto con simpatía esta causa nacional argentina. Para ambas partes, solucionar un conflicto y reducir los gastos militares que el gobierno de Gran Bretaña ha incrementado en las Malvinas convirtiéndola en una fortaleza frente a las costas continentales argentinas y una carga para los contribuyentes ingleses se convertiría en un sólido aporte a la paz internacional.