Viernes, 24 Febrero, 2012 - 09:01

En el G-20 de Mexico
Argentina pedirá más participación los países emergentes en el FMI

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El ministro de Economía, Hernán Lorenzino, y la titular del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, participarán desde hoy de una reunión del Grupo de los 20 en México. Impulsarán la implementación de un mecanismo de canje de deuda, que preserve a los países de los fondos buitre.

La reunión, que comenzará mañana y que se extenderá hasta el domingo, forma parte de los encuentros previos que mantendrán funcionarios de distintas áreas del G-20 de cara a la cumbre de junio próximo, que se desarrollará en la localidad turística de Los Cabos.



Guido Forcieri, el subsecretario de Servicios Financieros, quien ocupa la representación argentina del G-20 por parte de Economía, y Sergio Chodos, el director del Banco Central argentino, quien ocupa la misma silla por parte de la entidad monetaria, participarán mañana de la sesión previa a la 1ra. Cumbre de Finanzas, que se realizará en el Distrito Federal por ser México la presidencia protémpore del grupo.



Lorenzino y Marcó del Pont llegarán a la capital mexicana el sábado por la mañana, directo para sesionar con sus pares en el imponente Hotel Nikko, ubicado en el barrio de Polanco.



La situación de Europa y especialmente Grecia, el fortalecimiento del FMI y el rol de las calificadoras, se llevarán gran parte de las discusiones de las jornadas.



Forcieri, quien ya se encuentra en México, participó hoy de una sesión especial dedicada a armar una "nueva arquitectura financiera internacional", según el título del panel, de manera que se otorguen mayores recursos al FMI, entre las opciones que se barajaron.



Chodos llegará mañana viernes para arrancar con la discusión de los delegados ministeriales de los países que integran el G-20.



Dentro de la programación oficial, en este caso en el hotel Intercontinental, el secretario General de la OCDE, Angel Gurría, presentará por la mañana una nueva publicación "Yendo al Crecimiento" (Going to Growth), junto con el anfitrión de evento, el ministro de Finanzas de México, José Antonio Meade, que será abierta a la prensa.



El domingo está prevista una conferencia de prensa del titular del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner.



La sorpresa es la presencia del Gerente General del Instituto Internacional de Finanzas (IIF), Charles Dallara, el lobbysta de los bancos en el canje de deuda griego.



Dallara dará una conferencia de prensa especial en la que explicitará su apoyo al canje de deuda griego.



El titular del IIF dijo a la BBC, antes de partir hacia México, que "la mayoría de los acreedores aceptará una quita voluntaria", y agregó que "no es una cuestión de caridad, sino que evalúan el tema con una perspectiva de costos y beneficios a largo plazo" El apoyo de Dallara le valió una silla en el panel inaugural del evento, que será mañana a la 12, junto a Meade, y al titular del Banco Central de México, Agustín Carstens.



Cabe recordar que no hace mucho, Dallara rechazó fuertemente la propuesta de canje argentino que se realizó en el 2005 -y luego la reapertura en el 2010, que también criticó-.



Desde entonces, corrió mucha agua debajo el puente en la finanzas mundiales, sobre todo desde la quiebra de Lehman Brothers y la crisis financiera y luego económica que alcanzó a los países desarrollados.



Sin embargo, esta situación no exime a Grecia de la garras de los buitres y de las eventuales activaciones de los Credit Defaults Swaps (CDS) por miles de millones -títulos derivados que son seguros contra defaults-, algo que los mandatarios europeos y el FMI prefirieron evitar poner sobre la mesa en las discusiones con Grecia, para no empantanarlas aún más.



Según trascendió, los nuevos bonos van a tener cláusulas de acciones colectivas (CAC), que permitirán hacer modificaciones en futuras reestructuraciones con mayor agilidad, y según la voluntad de la mayoría. Las CAC también fueron incorporadas a los bonos nuevos del canje argentino.



Para calmar a los inversores, Grecia accedió a emitir bajo la ley inglesa, pero no logró contentar a las calificadoras de riesgo, que ya le decretaron el default y son las que ayudarían a activar estos CDS.
Fuente: 
Telam