Jueves, 23 Febrero, 2012 - 20:50

Marita Verón: juicio pasó a cuarto intermedio hasta el martes

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El tribunal que juzga a trece personas, por el secuestro, sometimiento a la prostitución y desaparición de María de los Ángeles Verón, tomó esta decisión debido a que uno de los imputados sufrió una descompensación antes de la audiencia y debió ser internado.

Durante la jornada estaba previsto que los abogados defensores hicieran preguntas a Susana Trimarco, la madre de Marita Verón, que debía prestar testimonio sobre la desaparición de su hija cometida hace casi diez años.



Sin embargo, el imputado Gonzalo Gómez padeció una descompensación antes de que comenzara la declaración de Trimarco y debió ser trasladado al hospital Padilla, de la capital tucumana, donde los médicos resolvieron internarlo y operarlo tras diagnosticar que padece un cuadro de colesistitis aguda, una inflamación de la vesícula biliar provocada por cálculos.



Frente a esta situación, los magistrados Alberto Piedrabuena, Emilio Herrera Molina y Eduardo Romero Lascano, que integran el tribunal de la Cámara Penal II, determinaron que la audiencia pasara a un cuarto intermedio hasta el martes próximo, a las 9.30, cuando decidirán si Gómez sigue siendo juzgado o, por su situación sanitaria, debe ser enjuiciado en otro momento.



Mientras permanezca internado, los jueces ordenaron que Gómez esté custodiado, en tanto que los profesionales de la salud a cargo de su caso reportarán día a día las novedades sanitarias por medio de partes.



La descompensación sufrida por el acusado provocó que Trimarco viera impedida la posibilidad de continuar su declaración en el juicio.

Durante la jornada estaba programado que la madre de Marita Verón respondiera las preguntas que le iban a formular desde la defensa.



Además de la afección de salud sufrida por Gómez, la audiencia judicial se vio alterada por un confuso episodio que protagonizó un agente de la Gendarmería Nacional, afectado a la custodia de Trimarco y de su nieta, la hija de Marita Verón.



El gendarme fue sacado de la sala por llevar consigo un arma de fuego y llevado a la alcaidía de los Tribunales tucumanos, donde se identificó.

Frente a este hecho, los abogados de los 13 imputados pidieron a los jueces que sus defendidos también tengan custodia, a lo que respondieron que tendrían presente esta solicitud.



Trimarco, en tanto, debió explicar que tanto ella como su nieta tienen asignada una custodia desde hace varios años por orden de la Justicia.



En la víspera, al prestar declaración indagatoria, la mujer había reclamado la entrega de los restos de su hija, "si es que está muerta" la joven secuestrada hace diez años por una red de trata de personas en Tucumán.



Además, volvió a detallar actividades y vínculos del mundo de la prostitución en el norte del país, en el que se involucró para buscar a su hija, relató que vendió un departamento para solventar la pesquisa porque no la ayudó el Estado y cuestionó al fiscal Ernesto Baaclini, que tenía a su cargo la investigación en abril de 2002.
Fuente: 
Agencia DyN