Jueves, 23 Febrero, 2012 - 20:02

Correo de nuestros lectores
Y por casa ¿cómo andamos?

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

En un reciente viaje por la ruta 16 hacia Sáenz Peña he podido comprobar el lamentable estado de su pavimento, habida cuenta que en el ingreso a la mayoría de los pueblos que integran su recorrido se realizó la reparación hace apenas 2 meses.

Cabe destacar que encima de males los viajeros debemos abonar 3 pesos de peaje por un mantenimiento que podemos comprobar existe ya que está lleno de parches, lo que produce una circulación irregular dada la complejidad de los automóviles de nueva generación y su estabilidad .



A esta altura ya no se de quien es la responsabilidad, si de Vialidad, Obras Públicas porque el trabajo siempre lo hacen empresas privadas con suculentos presupuestos que tampoco se sabe quien controla, similar a los del Ferrocarril Sarmiento.

El señor Gobernador que seguramente, es asiduo viajero por la mencionada ruta debe conocer muy bien las falencias que menciono y bueno sería que tome cartas en el asunto y no esperar que ocurra una tragedia. De esta manera los empresarios o responsables del mantenimiento en la ruta se siguen burlando de nosotros los Chaqueños y de los ocasionales visitantes que transitan nuestra provincia.



Las tragedias se producen cuando quienes deben velar por la seguridad de un pueblo se preocupan en engrosar sus bolsillos con corrupción compartida, ya sea por subsidios o vueltos mas que elocuentes.



Es una vergüenza que el Gobierno Nacional se haya presentado como querellante para sacarse de encima el drama de los 50 muertos y mas de 700 heridos, como si la señora Presidente no supiera como viaja la gente y en que estado se encuentra el material ferroviario en vigencia.

En cualquier país donde sus gobernantes tienen un poquito de sensibilidad, su presidente concurre de inmediato al lugar de la tragedia, se interesa por las víctimas, habla con los deudos y da un mensaje al pueblo para llevar las condolencias y demostrar al menos que están preocupados por la situación. Aquí con este tipo de gestión gubernamental parece que eso no existe y es mejor callar para no “avivar giles”.





El 54% de esa pobre gente que ha sufrido tremenda desgracia, ha sido quien le regaló su confianza para que los protejan y mire usted que le devuelve. Soberbia, impunidad, corrupción, sociedades ocultas que solo sirven para robarle al pueblo y encima si se quiere en su propia cara.



(*) Obligado 849 - Resistencia