Lunes, 20 Febrero, 2012 - 07:15

En el marco del escándalo Ciccone
Renunció el gerente general del Banco Central Argentino

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Benigno Vélez era un colaborador estrecho de Boudou. Pero dejó su cargo tras la difusión de los vínculos del vice con la firma que buscaba imprimir billetes. Kulfas, el reemplazo

El escándalo que involucra al vicepresidente Amado Boudou con la imprenta ex Ciccone Calcográfica se llevó puesta a su primera víctima. Según pudo confirmar El Cronista, el gerente general del Banco Central, Benigno Vélez, presentó el viernes la renuncia a su cargo. Vélez es un colaborador estrecho de Boudou. La imprenta, ahora llamada Compañía de Valores Sudamericana, buscaba ser habilitada por la entidad monetaria para imprimir billetes de 100 pesos.



Vélez llegó al Banco Central en febrero de 2010, cuando Mercedes Marcó del Pont fue nombrada presidenta en reemplazo de Martín Redrado, en medio de la disputa entre éste y el Gobierno por el pago de deuda externa con reservas. Desde entonces, Vélez se convirtió en el hombre de Boudou en la entidad monetaria. Vélez fue quien llevó a Boudou a trabajar a la ANSeS, desde donde hizo carrera y saltó al Ministerio de Economía. Ambos estudiaron economía en la UCEMA.



El viernes por la noche, el rumor de la renuncia de Vélez se esparció. Una fuente oficial de trato cotidiano con las autoridades monetarias confirmó la dimisión del colaborador de Boudou. El BCRA, en tanto, no admitió ni desestimó la renuncia.



Así, Boudou perdió a un hombre clave en el Banco Central. El gerente general maneja el día a día de la entidad, incluidas las operaciones de divisas, y reporta directamente al presidente. En tiempos de Martín Redrado, ese cargo lo ejercía Hernán Lacunza, un hombre de su estrecha confianza. Pero el vicepresidente entonces ministro de Economía– logró guardarse para un hombre propio ese puesto.



Otra fuente oficial dio cuenta de los crecientes enfrentamientos entre Marcó del Pont y Boudou a raíz de los presuntos vínculos del vicepresidente con la imprenta. Las relaciones entre ambos funcionarios nunca fueron buenas, pero habían logrado superar las rispideces cuando ambos manejaban el día a día de la economía.



En los últimos días el estallido del caso Ciccone agitó viejas disputas. Según trascendió, la firma The Old Fund, que levantó la quiebra de la ex Ciccone, es manejada por un amigo del vicepresidente, Alejandro Vandenbroele, inscripto ante la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) como monotributista.



The Old Fund habría contado con favores oficiales para hacerse con la compañía, que cuenta con una infraestructura capaz de imprimir billetes y fue recomendada por la Casa de la Moneda –también manejada por gente de Boudou para hacerlo. La esposa de Vandenbroele, Laura Muñoz, dijo que su marido es testaferro de Boudou.



José María Núñez Carmona, socio de Boudou en dos empresas, visitó hace seis meses a los acreedores de la ex Ciccone para levantar la quiebra.



A raíz de esto, el fiscal federal Carlos Rívolo investiga si el vicepresidente cometió algún delito para permitir que Vandenbroele se hiciera con el control la ex Ciccone.



Según trascendió, el sucesor de Vélez como gerente general del Central sería el economista Matías Kulfas, actual director del Banco Nación. Esta versión no pudo ser confirmada por El Cronista, que intentó comunicarse con Kulfas en reiteradas oportunidades sin respuesta.

Kulfas es presidente de la Asociación de Economía para el desarrollo de Argentina (AEDA), un think tank kirchnerista de vínculos con La Cámpora. AEDA integró al Gobierno varios funcionarios, como el fallecido Iván Heyn y su sucesora al frente de la subsecretaría de Comercio Exterior, Paula Español. Al asumir, Marcó Del Pont pretendía integrar a Kulfas a su equipo, pero el conflicto por las reservas que dificultó su nombramiento desintegró esa posibilidad.



Fuente: El Cronista