Domingo, 19 Febrero, 2012 - 12:28

Repudio a la reforma laboral de Rajoy

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Miles de personas salieron a las calles en rechazo a la más reciente medida del gobierno español, que decretó la flexibilización de las condiciones de trabajo y el abaratamiento para los despidos en las empresas. España tiene más de 5 millones de desocupados, casi el 25% de la población activa.







Con estas 57 manifestaciones alrededor del país organizadas por los dos principales sindicatos, tanto Comisiones Obreras (CCOO) y la Unión General de Trabajadores (UGT) comenzaron a medir sus fuerzas de cara
a una posible huelga general, que de convocarse no parece que vaya a ser antes de abril.



La protesta central de la jornada fue la de Madrid y en ella participaron los secretarios generales de CCOO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez. Bajo el lema "No a la reforma laboral injusta con los trabajadores, ineficaz para la economía e inútil para el empleo", encabezaron la marcha que arrancó de la Plaza de Neptuno hacia la Puerta del Sol.



"Si no la corregimos (la reforma laboral), va a alterar el modelo de convivencia de los últimos 30 años", aseguró Méndez, que junto a Toxo advirtió al gobierno de que habrá "una escalada del deterioro del clima social".



La reforma laboral aprobada por el Ejecutivo el 10 de febrero entró en vigor dos días después, aunque podrá sufrir cambios durante el proceso de ratificación en el Parlamento, donde Rajoy tiene una abrumadora mayoría absoluta pero está abierto a negociar con otras fuerzas para repartir el coste político de la medida.



Se trata de la reforma laboral más profunda en la reciente historia democrática de España. Junto a un mayor abaratamiento y una mayor facilitación del despido, abre la puerta a que las empresas rebajen los salarios de los trabajadores y facilita y acelera también los despidos colectivos.



El Partido Socialista (PSOE) de Alfredo Pérez Rubalcaba se unió a las protestas de hoy contra ella porque la considera un retroceso irreversible en los derechos de los trabajadores.



También salió a la calle el "movimiento de los indignados", aunque quiso protestar de forma "diferenciada" y fijó en Madrid un punto de salida distinto al oficial de la convocatoria.



La intención de los dos grandes sindicatos españoles es ir explicando la reforma laboral en los centros de trabajo e ir viendo la respuesta de los trabajadores a la misma de cara a la posible huelga general.



El gobierno de Rajoy presentará a finales de marzo, ya pasadas las elecciones autonómicas andaluzas, sus presupuestos generales del Estado para este año y en ellos se esperan recortes mayores a los 16.000 millones de euros del plan de ajuste que ya puso en marcha el Ejecutivo conservador. Por eso no es probable que los sindicatos gasten antes de abril el cartucho de la huelga general.
Fuente: 
Infobae.