Jueves, 16 Febrero, 2012 - 12:55

Juicio por Marita Verón
"A Marita la violaron, la apuñalaron y la obligaron a tener un hijo" declaró su madre, Susana Trimarco

La mamá de la joven desaparecida que fue secuestrada por una red de trata continuó esta mañana su declaración como testigo en el juicio. Contó lo que pudo saber de su hija gracias a una de las chicas que logró escapar de un prostíbulo de La Rioja.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Susana Trimarco reanudó hoy su testimonio en el juicio que se le sigue a 13 imputados de haber secuestrado y prostituido a su hija. "A Marita la violaron, la apuñalaron y la obligaron a tener un hijo", contó la mujer, quien dijo que llegó a tener esa información sobre su hija gracias al relato de una chica que pudo escapar de un prostíbulo de La Rioja.





Al igual que ayer, la mujer realiza un pormenorizado relato de la investigación sobre la trata de mujeres que realizó en los últimos diez años. Durante ese tiempo, Susana logró infiltrarse en los burdeles para buscar a su hija y tuvo contacto con varias chicas que lograron escapar de los prostíbulos donde eran explotadas sexualmente.





Una de ellas, Andrea, fue quien le dijo a Trimarco que vio a Marita en un burdel de La Rioja. "Cuando la sacan a Andrea en 2003 del Candilejas (un prostíbulo), me manda a llamar. Ella pide hablar con la madre de Marita", dijo Susana, según revela el diario La Gaceta de Tucumán, a través de una cobertura que realiza em simultáneo por la red social Twitter.





Trimarco explicó que Andrea había sido secuestrada cuando se encontraba de vacaciones con una amiga en La Pampa. Sus captores la llevaron directamente al burdel Candy, en La Rioja. "Le dieron ropa y como ella (Andrea) no quería prostituirse, le pegaron y la violó
Gonzalo Gómez (uno de los 13 imputados en el juicio). También la obligaron a drogarse", detalla.





"Ahí lo vio al Chenga Gómez, a mi hija (Marita) y a un niño que tenía en los brazos. Como lloraba, en la cocina (Marita) habla con ella", prosigue. Trimarco agrega que Andrea le dijo que allí, en el burdel, cruzó algunas palabras con Marita. "Mi hija le dice: Hacé lo que te dicen, mirá lo que me hicieron a mí. Y mi hija le muestra una puñalada en la espalda", señala.





También le confió que Marita le contó que el bebé que tenía en brazos era hijo suyo y del Chenga Gómez.
Trimarco también reveló que su hija "le habló (a Andrea) de Micaela (su hija) e hicieron un pacto. La que saliera primero (del burdel), le avisaba a su madre. Andrea cumplió".





"No sabe el sufrimiento para mí saber que es saber que la violaron, la apuñalaron y la obligaron a tener un hijo", se lamentó Trimarco.
Fuente: 
Clarín