Miércoles, 15 Febrero, 2012 - 08:59

Paritarias a contrarreloj en las provincias para evitar paros docentes

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

A sólo 12 días del inicio de clases, casi ningún gremio docente logró cerrar la paritaria, y las negociaciones están lejos de alcanzar un consenso. Muchas provincias, al igual que Chaco, esperan el cierre del acuerdo nacional, que volvió a fracasar ayer.

Mientras los gremios docentes nacionales se mantienen firmes en su reclamo de un salario inicial de $3.000, el panorama en las provincias no es mucho mejor, y en muchos casos, la distancia entre lo reclamado por los maestros y lo que ofrecen las autoridades pone un manto de incertidumbre sobre el normal inicio de las clases.



En la provincia de Buenos Aires, la negociación aparece como muy dura. La ministra de Educación, Silvia Gvirtz debe hacer frente a un reclamo de llevar el salario inicial de $2.400 a $3.100, además del reclamo por el fin del tope para el cobro de las asignaciones familiares, y la suba del mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias.



Los gremios bonaerenses ya anunciaron que no descartan medidas de fuerza, y que no están dispuestos a aceptar una oferta muy por debajo de lo que reclaman. Las negociaciones comenzarán el próximo jueves.



Panorama similar se vive en la Ciudad de Buenos Aires, donde históricamente los gremios docentes han mantenido una relación "difícil" con el macrismo.



El ministro Esteban Bullrich probablemente convoque esta semana a los docentes, que llevarán un reclamo similar al de sus colegas bonaerenses.



En el resto de los distritos, las negociaciones también aparecen como muy duras. En Mendoza, por ejemplo, el Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (SUTE) rechazó la propuesta del gobierno provincial de un salario inicial de 2.700 pesos y reiteró que exigen 3.000 pesos, en el inicio de las negociaciones paritarias que comenzaron ayer.



En Chaco, los gremios docentes reclaman un aumento del 30 %, la efectiva entrada en vigencia del nomenclador e incremento en los montos por escolaridad. No descartan el paro de no haber respuestas concretas a estos pedidos.



Por su parte, la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC) había resuelto esperar a que se resuelva la paritaria entre el gobierno nacional y la Ctera para que funcionara como una “negociación testigo” en la discusión de la pauta salarial con la Provincia, el retraso de una resolución nacional parece haber cambiado esa postura.



Desde el gremio adelantaron que reclamarán un aumento salarial de entre el 25% y el 28%, y advirtieron: “Vamos a negociar con todas las pilas, y esperamos que podamos resolverlo sin que el inicio de las clases se vea afectado”.



En Santa Fe, en tanto, las negociaciones comenzaron hace varios días, pero hasta ahora no hubo acuerdo. Los pedidos de aumento oscilan entre el 25% y el 28%, mientras que la Provincia no estiraría su oferta más allá del 20%.



“Necesitamos una oferta porque los tiempos se acortan y estamos muy ajustados para llegar al 28 de febrero”, señaló ayer la titular de Amsafe, Sonia Alesso.



En ese contexto, las provincias adelantadas fueron Salta y Neuquén, que ya acordaron su recomposición salarial para 2012: un aumento del 22 por ciento para los salteños y un 17 por ciento para los neuquinos, quienes acordaron una revisión para mitad de año.



Por su parte, los únicos que ya comenzaron el ciclo lectivo fueron los docentes de Santa Cruz. Lo hicieron en estado de “alerta y movilización”, luego de que el gobierno provincial decidiera recuperar los días perdidos durante el conflicto del año pasado.
Fuente: 
Infobae