Martes, 14 Febrero, 2012 - 15:25

El alumno que llegue tarde a la cárcel

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Se escucha decir en reiteradas oportunidades que los extremos no son nada buenos. Sin embargo, en el suburbio de Soweto, Johannesburgo, Sudáfrica, esa premisa no corre. Es que los alumnos serán enviados a la comisaría de la zona si llegan tarde a clase.

Sí, así como se lee. Un correctivo suficiente como para no volver a dejar de prestarle atención al reloj.



El Departamento de Educación de la provincia de Gauteng, a la que pertenece Johannesburgo, anunció este lunes la insólita medida tras comprobar, en una visita sorpresa, que 700 alumnos y profesores no acudieron a su hora a la escuela secundaria de Lavela, allí en Soweto.



Los menores serán trasladados a una comisaría de la zona, donde permanecerán hasta que sus padres vayan a buscarlos, afirmó la Consejera de Educación de Gauteng, Barbara Creecy.



"Es hora de que cambien las cosas", afirmó Creecy, después de comprobar que alumnos y profesores llegaron entre 30 minutos y una hora tarde al colegio de Lavela.



"Los hemos estado vigilando durante una semana, y llueva o haya sol, llegan sistemáticamente tarde", dijo Creecy a los alumnos de Lavela.



Según el comunicado del Gobierno provincial, los profesores aseguraron que llegaron tarde al centro por demoras inesperadas en el tránsito, mientras que los alumnos reconocieron que se levantaron tarde.



Pese a que la tasa de escolarización en Sudáfrica supera el 80 por ciento de la población infantil, sólo la mitad de los alumnos logra completar los 12 años de enseñanza obligatoria, según la Comisión Nacional de Desarrollo de Sudáfrica.



Soweto, hogar durante algunos años del expresidente sudafricano Nelson Mandela y una de las barriadas negras durante el régimen de segregación racial del "apartheid", tiene una población de más de un millón de habitantes.