Lunes, 13 Febrero, 2012 - 18:10

Los sueldos serán de 30 mil a 35 mil
Bloque oficialista y legisladores opositores defendieron la suba de la dieta, mientras que Solanas y Donda la rechazaron

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La mayoría de los legisladores nacionales, incluso de la oposición, defendió este lunes, la decisión de las autoridades de Diputados y del Senado de otorgar un aumento del 100 por ciento en el valor de sus dietas, aunque desde Proyecto Sur y Libres del Sur lo rechazaron.

Desde el kirchnerismo, el radicalismo y el macrismo confirmaron el aumento, aclararon que implica "un sinceramiento" frente a los ingresos que perciben funcionarios de carrera del Congreso y del Poder Ejecutivo y hasta llegaron a describirlo como "una muy buena señal, porque sino parece que solo pueden hacer política los que tienen dinero".



La reacción más ácida corrió por cuenta de un dirigente gremial alineado al camionero Hugo Moyano: el jefe del sindicato de los judiciales, Julio Piumato, se preguntó irónicamente si el incremento del 100 por ciento en las dietas para diputados y senadores será "referencia" para las paritarias de este año.



La polémica se produjo porque este lunes tomó estado público que los diputados y senadores comenzaron a percibir aumentos reales en sus dietas -como se conoce el sueldo que cobran mensualmente los legisladores- del 100%, elevando a entre 30 y 35 mil pesos los ingresos, cuando en diciembre pasado solo se había informado oficialmente que se elevarían a un nivel "20% superior al máximo cargo de dirección de los empleados del Congreso".



El presidente del bloque del PJ-Frente para la Victoria del Senado, Miguel Ángel Pichetto, consideró que "a través de este aumento se subsana un retraso en la dieta de más de seis años, que ubicaba a los legisladores en una situación de desfase respecto del personal legislativo de planta".



El legislador reafirmó que la decisión de "recomponer el salario de diputados y senadores nacionales no fue únicamente una decisión de los presidentes de las cámaras legislativas, sino que también fue refrendada por cada uno de los presidentes de los diferentes bloques políticos".



En esa línea, la diputada kirchnerista Juliana Di Tulio afirmó que "lo que se acordó es que los diputados pudiéramos tener el mismo haber que un director de línea de la Cámara".



"Los diputados y diputadas tenemos responsabilidades muy grandes y tenemos que poder tener correlato en esta situación", dijo, tras lo cual afirmó: "Es una muy buena señal, porque sino parece que solo pueden hacer política los que tienen dinero".



En tanto, el diputado nacional de la UCR Juan Pedro Tunessi sostuvo que el aumento en las dietas de los legisladores "es un sinceramiento", ya que explicó que "había un desfasaje con los sueldos de los cargos jerárquicos" que "era insostenible".



"Es una decisión que tomaron los presidentes de las Cámaras, a mí no me preguntaron", se autojustificó el legislador, aunque estimó que el aumento del salario de los legisladores "es un sinceramiento porque las dietas estaban por debajo de los salarios jerárquicos de la Cámara y eso era insostenible".



Por su parte Laura Alonso, diputada por el bloque macrista PRO, afirmó estar "de acuerdo con la medida", ya que "nuestro trabajo debe ser bien pago".



En contra de la medida se pronunció Fernando "Pino" Solanas (Proyecto Sur), quien consideró "una barbaridad", porque "que uno pueda contemplar como todos los sectores, el aumento en relación a la inflación, pero no el cien por ciento".



Victoria Donda, de Libres del Sur, tampoco adhirió a la medida y consideró que "si debía haber una recomposición tenía que ser en el marco del porcentaje que se les aumenta a los trabajadores. La política no se recupera haciendo que los funcionarios públicos se enriquezcan".
Fuente: 
Agencia Dyn