Sábado, 11 Febrero, 2012 - 11:14

Correo de nuestros lectores
La salud pública en el Chaco

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La Organización Mundial de la Salud dice que la salud pública "es la ciencia y el arte de promover la salud, prevenir la enfermedad y prolongar la vida mediante esfuerzos organizados de la sociedad".

Esfuerzos organizados ¿realmente es así? ¿Cuál es la realidad en el Chaco? ¿La atención de la salud pública es buena o con intención a ser buena?



Diría que hay "esfuerzos organizados"
para una atención que busca ser buena y eficiente. Sin embargo si escuchamos los comentarios de la gente que asisten al hospital público algunos te dicen "a mi me atendieron muy bien, y a mi padre lo operaron y salió todo bien".



En cambio otros se quejan de las largas colas para conseguir un turno, que la atención es pésima, que
la alimentación que brinda a los internados es horrible
y que no se cumplen con las medidas higiénicas, ya que el personal manipula los alimentos sin guantes, te cuentan que los baños son un desastre, que a veces no consiguen medicamentos oncológicos y demás.



Pero debemos reconocer que los hospitales públicos están desbordados y esto es consecuencia que las obras sociales
y las prepagas no tienen una buena cobertura total o exigen una tarifa muy elevada. También esta el problema de la cesación de pago a las prestadoras.



Ante esta realidad y la falta de recursos necesarios para afrontar un tratamiento, que no es posible sostenerlo desde el bolsillo del ciudadano común se recurre al hospital público.



Esto hecha por tierra
el dicho popular que "a los hospitales solo van los pobres". No es una máxima que se ajusta a
la realidad. Porque también para la gente que tiene obra social y que al padecer patologías que no las cubren o cuyo tratamiento se torna imposible de sobrellevar por lo carísimo que es, el hospital publico es la solución.



Si bien podemos reconocer que por parte del Gobierno Provincial hay mucho esfuerzo puesto en acción para la atención de la salud, lo vemos con el "Programa de Abordaje Territorial" -en Paraje Tres Bocas- que por medio de camiones sanitarios cumplen con la aplicación de las vacunas, entrega de medicamentos, mamografías, ecografías, electrocardiogramas y prestan una atención general a embarazadas; contando para ello con un equipo de médicos, enfermeras y especialistas para el control sanitario. (www.diariochaco.com "Salud implementará operativos en el paraje tres Bocas").



También se realizan operativos
en la zona del Impenetrable, a través de la visita de equipos de especialistas-ginecólogo, pediatra, obstetra, ecografista, bioquímico y enfermero- y en
todos los centros de salud de "Comandancia Frías, El Triunfo, Madrejones, La Nación, Sol de Mayo, Montevideo y El Gallo",donde brindan atención especializada a la población de la zona.



Y esto es positivo, porque para que la salud publica funcione eficientemente el núcleo central del problema no está en cuanto se gasta para mantener los niveles diarios de actividad hospitalaria en buenas condiciones
de operatividad, sino en como se invierte el presupuesto destinado a salud y en que se invierte con mas urgencia conforme al listado de prioridades.



Además la atención
tan fragmentada que tiene el servicio por áreas
que van desde centros de salud, y hospitales en toda la provincia y dividido estos por regiones y en áreas especificas de especialidad, hace que la tarea de regular, controlar y monitorear debe ser un mecanismo de ingeniería constante, para que no se debilite la óptima calidad del servicio sanitario.



Y es
que los que se han comprometido a mejorar la calidad
de vida
de las personas que acuden a los hospitales y centro de salud de todo el Chaco piden recibir un trato amable, de respeto y a veces de urgencia por la situación en que se encuentran. Sabemos que no es lo mismo la atención del hospital Pediátrico considerado por todos de excelencia, que la del Perrando o que el hospital de Sáenz Peña o el de Las Breñas, de Charatas, de Hermoso Campo, o de Pinedo, con lo que pasa en el Chaco profundo, pues cada uno tiene una forma de trabajo y de atención distinta.



Esta tarea es llevada por el Ministerio de Salud
en el interior de la provincia donde a través de recorridos habituales buscan hacer mas eficiente la atención no solo verificando
la capacidad técnica, equipamientos, instrumentales, muebles y electrodomésticos necesarios, insumos y medicamentos. Sino también
los recursos humanos
para contar con el personal necesario y adecuado que abarque todas las especialidades que se requiera y dentro de las posibilidades básicas.



Así el Plan Nacer -por ejemplo- también es un instrumento eficaz para el seguimiento y control de niños menores de 6 años y de embarazadas. Como lo es también el programa Remediar.



Si bien no todo esta hecho en materia de salud en la provincia ni lo estará, ya que es un servicio que requiere eficiencia constante, buena atención y urgencia, y mantener esto diariamente en un perfecto estado es una tarea titánica y muy difícil de llevarla acabo sin la ayuda de todos los sectores y de la toma de conciencia por parte de los pacientes.



Porque la salud
es un derecho de todo ser humano y es un deber del Estado brindarla con la mejor atención posible y poniendo énfasis en mejorarla día a día.



Es unos de los servicios mas requerido por el ser humano desde antes de nacer, y el que mas exigencia de cuidados requiere. Y el punto de inflexión en todo esto son los turnos por la gran demanda de una población que ha crecido y los hospitales no dan a basto.



Un ejemplo de este reclamo es
el caso de Laura, que comenzó a sentir un fuerte dolor en la espalda así que pidió permiso en su trabajo y fue a un centro de salud cerca de su barrio. Le dieron unos calmantes y le dijeron que vaya al hospital Perrando para que le hagan los estudios-placas y análisis- . Laura dejó pasar unos días ya que los calmantes le hicieron efecto y no le molestó mucho el dolor, pero cuando se le terminaron todo comenzó de nuevo. Así que se levantó muy temprano y se dirigió al hospital. Para su sorpresa la cola de gente era larguísima y en poco tiempo ya no había turno. Regresó muy desilusionada y dolorida, y en el colectivo alguien le dijo que tiene que ir de madrugada a hacer cola, sino nunca conseguirá un turno. Así lo hizo. Salió de su casa a las dos de la mañana con un bolso en el que cargó una banqueta plegadiza, un termo con agua caliente, su mate, una botella de agua y un paquete de galletitas y le pidió a su hermano que la lleve en su motito.



Cuando llegó al hospital ya había como 15
o 20
personas dormitando en el suelo del corredor, ella se acurruco contra la pared hasta que comenzaron a atender. Consiguió que una doctora la atienda le dio unos calmantes y le indicó que estudios tenia que realizarse dentro de 15 días.



Cuando llegó el día, fue al hospital, pero estaban de paro, así que le dijeron que debería volver a sacar turno. Nuevamente pasar la noche allí para conseguir hacerse los estudios. Le dieron turno para dentro de 10 días.

Solo pide a Dios que ese día no haya paro.



(*) [email protected]