Jueves, 9 Febrero, 2012 - 08:44

Efecto importaciones: aseguran que la demanda de dólares cayó hasta un 30%

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

En la city hablan de una demanda vaciada desde que empezaron a regir las nuevas trabas. El fenómeno ya le permitió al Central llevarse u$s 400 millones en febrero

Las trabas a las importaciones que comenzaron a regir la semana pasada ya tuvieron alto impacto en el mercado de cambios. En las mesas financieras hablan de un vaciamiento en el lado de la demanda de dólares por parte de este tipo de empresas.





En concreto, dicen que el volumen de estas operaciones cayó entre un 20% y 30% desde que entró en vigencia la nueva regla que establece que los importadores deben pasar por el filtro de AFIP y del temido secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, para poder concretar sus operaciones. Al mismo tiempo, necesitan presentar ante el Banco Central (BCRA) la declaración jurada anticipada de importación (DJAI) exigida por el Gobierno antes acceder al mercado local de cambios.





Pero la demanda de este sector ya venía en decadencia desde que empezaron el año pasado las restricciones por la vía informal. En esta línea, es que en los bancos hablan de una desaparición de clientes que compren divisas con esta finalidad. Es todo muy confuso, y no sólo hay rechazos por parte de AFIP sino que hay mucho retraso en las operaciones con todo este nuevo tramiterío. Eso se traslada en seguida al mercado de cambios, apuntaron en una entidad financiera líder local. Hasta el martes la AFIP y la Secretaría de Comercio Interior habían dado luz verde a unas 4.600 declaraciones juradas.



El total de presentaciones desde el 1 de febrero ronda las 16.000, y el organismo de Moreno ya rechazó, sin dar motivos específicos, unas 2.900.





Entretanto, el Central aprovecha la soledad del BID (demanda) y ya se llevó unos u$s 400 millones en el arranque de febrero. Ayer, la autoridad monetaria compró otros u$s 50 millones en el segmento mayorista, en el que operan bancos y empresas. De esta manera, el tipo de cambio experimentó otra suba, la tercera consecutiva, en este circuito.



Al cierre de las operaciones de ayer los precios de la divisa estadounidense se ubicaron en los $ 4,341 para la compra y $ 4,342 para la venta, cuatro milésimas de peso arriba del final anterior. Por otro lado, en las pantallas de entidades y casas de cambio del microcentro porteño, el billete al público quedó sin modificaciones a $ 4,31 para la compra y $ 4,35 para la venta. Luego del megaoperativo de la semana pasada con miles de inspectores en las calles de la city, el dólar blue o informal el que se negocia en el mercado negro se mantuvo en $ 4,73 vendedor (bajó más de 10 centavos en una semana).



Las trabas a las importaciones (en conjunto con los controles aplicados a la demanda del público) son las que permiten al organismo que conduce Mercedes Marcó del Pont comprar divisas en un mercado prácticamente parado. Desde entonces, el Central consiguió levantar cabeza y por lo menos no perder tantas reservas que destinaba hasta ese momento a financiar una fuga de capitales que promediaba los u$s 2.500 millones al mes (sumado al pago de la deuda pública). El Gobierno procura con el freno a las compras externas evitar el desplome del superávit comercial, que cerró 2011 en unos u$s 10.300 millones y que analistas privados estimaban que se reduciría a la mitad durante 2012, un año de desaceleración del comercio global.
Fuente: 
El Cronista