Martes, 7 Febrero, 2012 - 22:01

Cinco niños fueron bautizados en la Catedral con el madrinazgo de la presidente y el padrinazgo de Capitanich

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Se trata de una histórica ceremonia bautismal de séptimos hijos, varones y mujeres quienes a partir de la celebración oficiada este martes son ahijados de la Presidente de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, y el padrinazgo del gobernador Jorge Milton Capitanich.

“Dejen que los niños se acerquen a mí, y no lo impidan, porque el Reino de Dios es para los que son como ellos”, las palabras del Evangelio que fueron resaltadas por el titular de la Arquidiócesis de Resistencia, monseñor Fabriciano Sigampa, tuvieron una manifestación concreta en el bautismo de los niños Priscila Nadya, Ludmila Yanela Anahi, Carlos Luis, Axel Emanuel y Mateo, cuyos padres tramitaron el madrinazgo presidencial y eligieron como padrinos al gobernador Jorge Milton Capitanich y , en el caso del último ahijado oriundo de Villa Ángela, al intendente Oscar Domingo Peppo.



La edecán presidencial, capitán de fragata Claudia María Fenocchio, representó a la primera mandataria nacional, mientras que la responsable del Área Documentación, Atención y Ayuda Social del Gobierno de la Provincia, Mariela Guerra, tuvo a su cargo la representación del gobernador. A la ceremonia asistieron el subsecretario de Protección de Derechos Humanos, Miguel Ávila, el vocal del Instituto Provincial de Desarrollo Urbano y Vivienda (IPDUV), Fredy Carauni, el titular de la pastoral de Empleados Públicos, Pedro García, y el presidente de la Comisión Aquidiocesana de Justicia y Paz, Sergio Tonetti.



Fue el primer bautismo celebrado en el Chaco por el arzobispo Sigampa con la institución del padrinazgo presidencial. La comunidad católica recibió a sus nuevos integrantes en una ceremonia que numerosos medios de comunicación registraron por su carácter histórico
y que fue especialmente emotiva para las cinco familias procedentes de Fontana, La Escondida, Presidencia Roque Sáenz Peña y Villa Ángela. Los participantes fueron convocados como conclusión del trámite desarrollado ante Presidencia de la Nación con la oportuna intervención de la Gobernación de la Provincia.



SIGAMPA Y LA IMPORTANCIA DE LA EDUCACIÓN



El arzobispo pidió a los padres a prestar atención en la educación a sus hijos y recordar que “si no aprenden en la casa, aprenderán en otro lado”. Los testimonios de los responsables de la educación de Priscila (Gloria Falcón y Adalberto Blanco), Ludmila (Epifania Luque y Víctor Vallejos), Carlos (Juana Encina y Juan Carlos Sánchez), Axel (Marta Puijpinos) y Mateo (Esteban Oporto) dieron cuenta del esfuerzo familiar en tal sentido, por el sostenimiento material y espiritual de sus hijos, todos los cuales van a la escuela. Sigampa concluyó que “estos niños son hijos de Dios para siempre y deben celebrar este sacramento que es la puerta de entrada para la vida de fe”.



COBERTURA DE NECESIDADES MATERIALES



El madrinazgo presidencial quedó plasmado en las medallas de oro que los niños recibieron por parte de la edecán Claudia Fenocchio. El gobernador de la provincia testimonió el padrinazgo a través de medallas de plata entregadas por la funcionaria Mariela Guerra. Antes, el arzobispo Sigampa les obsequió la Medalla del Niño Dios Alcalde.

Además de
haber manifestado la vivencia del profundo contenido espiritual del bautismo, las familias de los ahijados fueron beneficiadas por la Presidencia de la Nación con la entrega de subsidios con los que podrán asegurar la educación de sus hijos, y el Gobierno de la Provincia los ayudó con la construcción o refacción de sus viviendas, y la adquisición de muebles para sus hogares, de acuerdo con las necesidades expresadas y relevadas en cada caso.



EL TESTIMONIO DE LOS PADRINOS



Mariela Guerra expresó que su “orgullo por haber representado al gobernador en esta ceremonia”. Oscar Peppo, por su parte, destacó “lo que el bautismo representa para las personas de fe, y el contenido de una ceremonia distinta a las que estamos acostumbrados”. También consideró “un honor” haber participado como padrino
por primera vez de la institución del madrinazgo presidencial y resaltó que ésta incluya la satisfacción de las necesidades básicas de las familias.



LOS AHIJADOS Y SUS FAMILIAS



Mateo (10 años) se encuentra al cuidado de su papá junto a sus hermanos Josué Daniel, Juan Ricardo, Ezequiel, David, Moisés y Leandro Maximiliano. Esteban Oporto trabaja en el destronque de campos hasta el mediodía, por lo que puede dedicar tiempo a la atención de sus hijos. Con la ayuda que recibió agrandará la casa familiar.



Carlos (2 años) es hijo de Juana Encina y Juan Carlos Sánchez, cartoneros de la localidad de Fontana. Sus hermanos son Ariel, Sebastián, Matías, Gustavo, Lucas y Maximiliano. Esta familia tenía problemas económicos para garantizar la continuidad de la educación de los hijos mayores, y este martes comenzó a construir su casa nueva.



Ludmila (7) vive en La Escondida con sus padres Epifania Luque (ama de casa) y Víctor Vallejos (obrero de la empresa INDUNOR). Completan la familia Romina, Delvis, Jésica (estudiantes de magisterio), Cecilia (que estudia en la escuela secundaria), Marianela y Priscila (alumnas de educación primaria).



Axel (7) es de Presidencia Roque Sáenz Peña. Su madre es Marta Puijpinos, ama de casa, titular de una pensión para madre de 7 hijos y cuidadora de ancianos. Sus hermanos son Adrián, Rodrigo, Fernando, Matías, Franco y Kevin. Todos van a la escuela. Familiares de Resistencia, con la colaboración de un medio radial, ayudaron a la mujer a iniciar el trámite del padrinazgo.



Priscila (6) es hija de Adalberto Blanco (empleado) y Gloria Falcón (ama de casa). Sus hermanas son Daniela, Cynthia, Lorena, Romina, Natalia y Jésica. Y ya tiene sobrinos, ya que las tres primeras y la quinta son mamás. La señora Falcón había solicitado el padrinazgo presidencial durante un encuentro mantenido en el club Sarmiento con el gobernador Capitanich.