Martes, 7 Febrero, 2012 - 21:36

Cristina se mostró con opositores y festejó con "Jóvenes K"

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La presidenta Cristina Fernández se mostró hoy por primera vez desde que asumió su segundo mandato junto a referentes de la oposición, del sindicalismo y empresarios, entre ellos, el titular de la CGT, Hugo Moyano, pero celebró el éxito de la convocatoria asomándose a un balcón de un patio interno con jóvenes militantes del kirchnerismo.

En un acto que desde las últimas 24 horas había generado fuertes expectativas sobre el anuncio que iba a pronunciar la jefa de Estado en medio de la escalada diplomática con Gran Bretaña ratificando el reclamo por la soberanía sobre las Islas Malvinas, la Presidenta celebró haber juntado en una misma fila a la mayoría de los representantes de la oposición en el Congreso y al líder de la CGT, Hugo Moyano, con quien la relación estaba a punto de romperse.



Tras anunciar la apertura del informe Rattenbach por decreto para difundir las responsabilidades de la última dictadura militar en la guerra de Malvinas con el objetivo de "dejar sin excusas al Reino Unido para negociar la soberanía", la presidenta se retiró del colmado Salón de los Patriotas Latinoamericanos sin saludar a gobernadores, legisladores, sindicalistas ni empresarios. Y se asomó a un balcón del primer piso que da al remodelado Patio del Algibe, para entonar con el puño en alto, junto a militantes de la JP, el Movimiento Evita y La Cámpora, canciones reivindicatorias de la JP, la causa de Malvinas y los desaparecidos.







La frase de la jefa de Estado pidiéndole al primer ministro británico, David Cameron que "dé una oportunidad a la paz" y destacando el apoyo de todos los argentinos y de Latinoamérica a la causa Malvinas, derivó en una explosión de euforia en los patios vallados de la Casa Rosada.



"Que te pasa pirata..." cantaban eufóricos los jóvenes mientras la presidenta coreaba desde el primer piso, para luego continuar con "la gloriosa JP" y la marcha peronista.



"No nos han vencido", asintió en uno de los momentos de mayor euforia la Presidenta golpeando al aire con el puño en alto.



Enseguida escuchó: "Cristina corazón, acá tenés los pibes para la liberación" y "no soy gorila, soy soldado de Cristina".



En el Salón de los Patriotas, los gobernadores bonaerense, Daniel Scioli; de Córdoba, Juan Manuel De la Sota; de Chaco, Jorge Capitanich, de Tierra del Fuego, Fabiana Ríos; de Formosa, Eduardo Fellner; de San Juan, José Luis Gioja, entre otros, se retiraban de la Casa Rosada tras formular alguna declaración a la prensa, expresando su apoyo a la política de Estado por Malvinas.



En primera fila durante su discurso, se pudo ver a la más variada representación política y sindical de la Argentina de 2012.



En una cuidadosa organización protocolar, frente a la presidenta ubicaron al peronista disidente Francisco De Narváez, al juez de la Corte, Eugenio Zaffaroni; sentada a su lado la diputada Patricia Bullrich (Unión por Todos, ex Coalición Cívica); el peronista disidente Alfredo Atanasoff; el jefe del bloque de diputados macrista Federico Pinedo, el jefe de diputados radicales Ricardo Gil Lavedra y el titular del partido, Mario Barletta y el senador radical Juan Carlos Marino.



En el medio de la primera fila se ubicaron al jefe de diputados kirchneristas, Agustín Rossi, el senador Aníbal Fernández y el jefe de esa bancada, Miguel Angel Pichetto, quien se sentó al lado del senador socialista Rubén Giustiniani, seguido por el sindicalista de la UOM, Antonio Caló, uno de los mencionados para suceder a Moyano al frente de la CGT.



En medio de los sindicalistas oficialistas y opositores se sentó el jefe de la UIA, José Ignacio De Mendiguren; el dirigente de la CTA, Hugo Yasky rodeado por Hugo y Facundo Moyano.



En ese sector, Moyano estuvo flanqueado por sus aliados Omar Plaini (Canillitas) y Julio Piumato (Judiciales) mientras que su hijo Facundo compartió asiento con el diputado de La Cámpora, Wado De Pedro, y a su lado los secretarios de Comercio Interior, Guillermo Moreno y de Obras Públicas, José López.



Más atrás completaron el auditorio las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, diputados e intendentes del PJ y dirigentes sociales aliados al kirchnerismo.
Fuente: 
DyN