Sábado, 4 Febrero, 2012 - 17:08

Este domingo
Timerman recibirá en Venezuela apoyo latinoamericano a reclamo argentino por Malvinas

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El canciller Héctor Timerman recibirá este domingo en Venezuela el respaldo de países integrantes de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) al reclamo argentino por la soberanía sobre las islas Malvinas. El respaldo llega en medio de la escalada verbal que cruzaron los gobiernos de Argentina y Gran Bretaña, y la reciente llegada del príncipe Guillermo de Windsor al archipiélago.



Timerman se encontraba hoy en Caracas donde mañana asistirá como invitado en la cumbre para "transmitir personalmente a los presidentes y cancilleres presentes el agradecimiento de nuestro gobierno a los países de la región por el firme respaldo a los legítimos derechos de la República Argentina", informó la Cancillería.



El ALBA está integrado por Antigua y Barbuda, Bolivia, Cuba, Dominica, Ecuador, Nicaragua, San Vicente y las Granadinas, y Venezuela, país anfitrión de la cumbre.







El respaldo llega en medio de la escalada verbal que cruzaron los gobiernos de Argentina y Gran Bretaña, y la reciente llegada del príncipe Guillermo de Windsor al archipiélago, para cumplir con una misión de 6 semanas, a menos de dos meses de cumplirse el 30º aniversario del inicio de la guerra entre ambos países.



Timerman advirtió que recientemente su colega británico, William Hague, tergiversó hechos históricos en torno al reclamo de soberanía argentina sobre las islas Malvinas y destacó la importancia del diálogo en la disputa.



El ministro manifestó sus opiniones en una nota que publicó este sábado el diario chileno El Mercurio, donde señaló que Hague "realiza una serie de afirmaciones que tergiversan hechos históricos". "No toma en cuenta la presencia de 32 gobernadores españoles en las Malvinas entre 1774 y 1811 y que una vez establecido el gobierno patrio en la Argentina, reconocido en 1825 por el Reino Unido, se continuó la política de enviar gobernadores a las islas", relató Timerman.



Por su parte, el ministro de Defensa, Arturo Puricelli, calificó de "ostentación innecesaria" por parte de Gran Bretaña el envío de un destructor a las islas Malvinas para acompañar el viaje del príncipe William, nieto de la reina Elizabeth II.



"Me parece que es una ostentación innecesaria de poder de fuego", comentó Puricelli ayer la prensa, tras el arribo de la Fragata Libertad a Dársena Norte del Puerto de Buenos Aires.



El ministro incluso ironizó con el viaje de más de 14 mil kilómetros de la flota inglesa al señalar: "Conocemos las capacidades de los buques clase 45; podríamos decirles que se podrían haber ahorrado varios miles de libras".



Timerman recordó en su artículo que "resulta un hecho histórico irrefutable que una fuerza naval británica expulsó, el 3 de enero de 1833, a las legítimas autoridades y a la población argentina de las Islas Malvinas. Un acto de agresión no provocado, en el marco de la política expansionista desarrollada globalmente por el Imperio Británico en el siglo XIX".



Desde entonces, resaltó, "la República Argentina protestó continua y reiteradamente el avasallamiento de su soberanía".



"Sin argumentos jurídicos que respalden su posición, el gobierno británico recurre al principio de autodeterminación de los pueblos porque le resulta funcional para dos aspectos claves de la disputa: a) intentar legitimar la ocupación de Malvinas y b) desoír la insistente convocatoria de la ONU a negociar una solución a la cuestión", añadió. 
Fuente: 
DyN