Sábado, 4 Febrero, 2012 - 09:37

Correo de nuestros lectores
La gerenciadora y el "divide y reinarás"

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Las fiestas o las merecidas vacaciones de mis vecinos Resistencianos me llevaron a guardar silencio prudencial para no generar opiniones encontradas al expresar lo que siento con todo este tipo de acontecimientos político-institucionales que nos dejan al borde de la vergüenza nacional por el tono que han ido adquiriendo.

El histórico refrán "Divide y Reinarás" se ha puesto de manifiesto en mi Provincia, pero en esta oportunidad con leña de otro palo y para ser mas preciso por la falta de cordura de la Mandataria Nacional que, sabiendo los problemas existentes en el Ejecutivo Chaqueño (Y sabemos que conoce todos los pormenores) se despachó con un "Coqui no vino porque tuvo problemas con su vice", agregando un poquito mas de nafta al ya encendido fuego pasional de dos Funcionarios Estatales con especial rango de conducción.



Qué sucedió Coqui en tan poco tiempo desde que los eligieron a ambos. Cuesta creer que no se están discutiendo problemas de fondo que la sociedad espera ansiosa se solucionen ya.



Esta situación está afectando la vida institucional de nuestra querida Provincia por crearnos falta de credibilidad, temores presentes y futuros en la sociedad toda, ya bastante cascoteada por la gran crisis económica que dejó de ser "sensación" hace mucho tiempo.



Todo muy lindo, pero el Boca-River parece ser que se trasladó al edificio de altos en la plaza y a medida que avancen los tiempos de disputa, seguramente cual carnaval brasilero con su sambódromo, deberemos nosotros instalar un "protestódromo" en algún lugar que no moleste al tránsito porque sabido es que cuando los de arriba se pelean, los de abajo juguetean y es como el gato y el ratón, con la diferencia que si no gestionamos como se debe desde un Gobierno popular (entiéndase bien...del pueblo) el queso no va a alcanzar para todos y nos quedaremos con los agujeros nada mas.



Ojalá tengan la entereza de dialogar y de una vez por todas recordemos que los trapitos sucios se lavan en casa sin siquiera contarle a nuestra Gerenciadora las intimidades, aciertos o errores de nuestro propio quehacer.



(*)Obligado 849

Resistencia