Jueves, 2 Febrero, 2012 - 20:16

Para Federación SITECH "las paritarias nacionales solo sirven para poner un techo a las negociaciones de las provincias"

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El gremio expresó su disconformidad por no ser convocados por Educación a discutir los aumentos salariales que reclaman desde el sector. Señalaron además que desde la cartera esperarán a que concluyan las paritarias a nivel nacional, lo cual no sirve “como base para una mejor recomposición”.

A continuación se reproduce textualmente el comunicado enviado por la organización.

Federación SITECH manifiesta disconformidad en cuanto a la dilación del inicio de la discusión salarial comprometida públicamente por el Ministro de Educación, para la semana del 23 al 27 de enero de 2012 y teniendo en cuenta que ya estamos a 02 de febrero y aún no hemos recibido la convocatoria por parte del Ministerio.



El argumento del Ministro para suspender la convocatoria, que consiste en aguardar los resultados de las paritarias nacionales, es interesado en cuanto que hemos denunciado públicamente que las paritarias nacionales solo sirven para poner un techo a las negociaciones de cada una de las provincias y de ninguna manera fue o es un antecedente que sirva como base para una mejor recomposición en cada una de las jurisdicciones provinciales.



Este procedimiento de intentar devaluar las negociaciones provinciales no es casualidad y se debe al carácter oficialista que tienen los gremios nacionales, que como todos los años montan un escenario y dan la apariencia de que van a luchar por salarios y presupuesto dignos, amenazando con medidas de fuerza que nunca se concretan y terminando la parodia con una foto de los dirigentes junto a los funcionarios nacionales, felices y contentos, fijando montos al borde de la línea de pobreza, con el agravante que el piso establecido consiste en asignar sumas en negro a los magros sueldos docentes, lo que se contradice con la sentencia de la Corte Suprema que prohíbe la implementación de estos montos, es decir que el Estado es el primero en incumplir con las normas laborales o salariales que rigen en la materia.



Cabe considerar que los últimos paros nacionales por mejorar salarios y presupuesto, convocados por organizaciones gremiales docentes, fueron en durante el gobierno de Alfonsín, recordando que forzadamente hubo un paro nacional por la muerte del colega Fuentealba que luchaba precisamente contra los montos en negro y por mayor presupuesto en educación.



Cuando manifestamos que los gremios nacionales han abandonado a los docentes, está fundado en una simple cuestión de números que se puede comprender fácilmente. El presupuesto nacional destinado a educación se limita a solo el 5,4% del mismo (aproximadamente 27 mil millones sobre un total de 505 mil millones de pesos) y si tomamos la inversión en Educación de este año con respecto al año pasado (5,5%) hay desinversión para este sector, observándose una variación del 17% entre ambos años, es decir que ni siquiera contempló la inflación real que supera el 20% (la Provincia del Chaco reconoce oficialmente casi un 25%).



Queda demostrado que la propaganda oficial del Gobierno Nacional sobre el aumento de la inversión en Educación es falaz y en todo caso si hay mayor inversión en relación al producto bruto, se debe a los esfuerzos de las Provincias y a la lucha que llevan adelante los docentes y los gremios provinciales que defienden los derechos laborales y la escuela pública.



Este gobierno nacional, como los gobiernos anteriores, mantiene la política de desinversión en Educación que implementó la dictadura militar, cuando en su oportunidad transfirió las escuelas a las jurisdicciones provinciales, traspasando la responsabilidad y no los recursos a las Provincias, agravándose esta situación cuando los distintos gobiernos provinciales fueron cediendo su coparticipación trayendo como resultado la injusta distribución de la misma. Con este mecanismo que va en contra del federalismo, somete la voluntad de los Gobiernos Provinciales a través de los recursos, determinando una injusta coparticipación por la cual la Nación se queda con más del 70% otorgándole a las Provincias menos del 30%.



Como se observa, esperar la definición de la paritaria nacional no es más que la intención de limitar las negociaciones provinciales colocando un techo a las mismas, por lo que se hace necesario la conformación de una organización que represente los intereses reales de la docencia y defienda la escuela pública, exigiendo un presupuesto nacional adecuado para lograr sueldos dignos y condiciones laborales y de aprendizaje adecuadas, condición estrictamente necesaria para lograr mejorar la tan proclamada calidad educativa.



Por su parte, el gobierno provincial, sin esperar las paritarias, esta en condiciones
de otorgar una recomposición salarial inmediata del 30% como mínimo, tal como lo requiere este sindicato y los demás gremios estatales que confluyen en la CTA, teniendo en cuenta que el presupuesto de la Provincia aumentó un 35% en Educación y un 38% en general con relación al del año 2011, por lo que requerimos una inmediata convocatoria para el inicio de la discusión salarial en la Provincia.