Miércoles, 1 Febrero, 2012 - 14:01

Saénz Peña
El 9 de febrero se leerá la sentencia del Caso Ríos

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La Cámara del Crimen Nº 1 de Sáenz Peña informó que la lectura de sentencia se llevará a cabo el próximo 9 de febrero a la hora 11. Ese día el juez Horacio Oliva dará el veredicto en este caso que tiene como único imputado a Juan Carlos Moya. El joven Eduardo Ríos fue asesinado a puñaladas en el barrio Tiro Federal de la ciudad termal.

El fiscal Rodolfo Lineras había solicitado la pena de 18 años de prisión, la querella 20 años y la defensa la absolución de Moya aduciendo que la muerte de Ríos se produjo luego de un conflicto entre ambos y que Moya se defendió.







El próximo jueves 09 de febrero en la Cámara del Crimen Nº 1 de esta ciudad se conocerá la sentencia del Juez Horacio Oliva por el asesinato del joven Eduardo Ríos ocurrido en el mes de agosto en el barrio Tiro Federal de Sáenz Peña y tiene como único imputado a Juan Carlos Moya.



En el juicio que se llevó a cabo en el mes de diciembres en varias audiencias la situación de Moya se fue complicando en base a todas las pruebas
presentadas. La carátula es por homicidio simple.



El
fiscal Rodolfo Lineras había señalado entre otros conceptos en su alegato que
“se ha demostrado de manera contundente que el autor de las lesiones con un arma banca no es otro que Juan Carlos Moya, ya que siempre fue sindicado como autor material del hecho tal lo expresaron los testigos, todos son contestes en este sentido”.

Además argumentó “De los elementos de prueba de alto contenido incriminatorio, esta la declaración de Moya quien reconoció haber lesionado a Ríos”.

Fue en base a esas prueba
que había solicitado se lo condene a Juan Carlos Moya a 18 años de presión.



Por su parte la querella asumida por el Juan Pokorny
pidió en su alegato que el único imputado en la causa, Juan Carlos Moya sea condenado a 20 años de prisión, mientras que la defensa asumida por Daniel Orellana solicitó la absolución de su defendido aduciendo que la muerte de Ríos se produjo luego de un conflicto entre ambos y que
su defendido actuó en legítima defensa.