Lunes, 30 Enero, 2012 - 16:16

Se manifiestan frente a la casa de Cipolini para pedir la habilitación comercial de un local bailable

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Empleados del local bailable Zoha, ubicado en calle 9 y ruta 95 de Sáenz Peña se manifestaron en la mañana de este lunes, frente al domicilio particular del intendente Gerardo Cipolini para pedir la habilitación municipal del local comercial, porque según sostienen sus propietarios "la documentación presentada cumple con los requerimientos de las ordenanzas vigentes solicitadas por los funcionarios de la comuna".

En la movilización que se desarrolló de manera pacífica, los empleados con carteles reclamaron frente el domicilio del jefe comunal la habilitación del local Zoha y manifestaron su voluntad de continuar trabajando.
Si bien atravesaron un camión frente al domicilio del intendente, no interrumpieron el transito. Luego de permanecer allí un par de horas, el propietario del local bailable fue recibido por el secretario de Gobierno de la Municipalidad Oscar Dudik en una reunión que se prolongó hasta más de las 13.



En tanto Zoha, un emprendimiento a cielo abierto, destinado a la diversión y esparcimiento de la juventud, continúa sin poder abrir sus puertas. Según sostuvo el propietario del local comercial, ha cumplido con todos los requisitos necesarios para la habilitación comercial solicitados por la administración municipal.



Asimismo el propietario indicó que “la unidad Especial de Bomberos de la Policía del Chaco ha brindado sendos informes mediante certificados dando cuenta de la seguridad del lugar y del cumplimiento de todo lo normado en cuanto a cuestiones de seguridad y diagrama de protección contra incendios y/u otro tipo de siniestros”.



Señaló, además, que “la documentación presentada
ante las autoridades municipales, a través de las áreas correspondientes, es completa, y además recibieron
una última inspección municipal realizada por diversas áreas no ha señalado objeción alguna, el Gobierno se ha negado a extender la habilitación comercial perjudicando así a unas treinta (30) familias que directa e indirectamente trabajan en el lugar”.