Domingo, 29 Enero, 2012 - 19:02

El enfrentamiento "K" con Moyano y Scioli podría agravar las negociaciones salariales

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Las negociaciones paritarias que ya comenzaron a asomar tendrán un condimento extra para el gobierno nacional ya que en ellas se reflejará la estrategia de quienes hoy son considerados por la Casa Rosada "enemigos políticos" dentro del propio espacio peronista: Hugo Moyano y Daniel Scioli.

"Moyano no va a jugar, no va a orientar con índices, pero cada uno podrá pedir lo que se le antoje", explicó a DyN un dirigente sindical de la mesa chica de la CGT. Ocurre que en el moyanismo saben que al no estar esta vez Moyano para establecer un parámetro "razonable" para el gobierno, en cuanto a los reclamos salariales, cualquier sindicato puede despacharse con "una barbaridad".



En otras palabras, la actitud pasiva del líder de la CGT podría ser más contraproducente para la administración de Cristina Fernández que si saliera a fijar un piso.



De hecho, uno de los miembros del Consejo directivo de la CGT, el jefe de Dragado y Balizamiento, Juan Carlos Schmid, celebró días atrás el acuerdo obtenido por el gremio aceitero FTCIODyA del orden del 24 por ciento. Lo cual habilitaría a pedir a partir de ese índice. Mas aún, Schmid consideró que no era mucho un salario de 6 mil pesos.



Sin embargo, el tema de las paritarias no sólo se analiza, por estas horas con la lente de la relación gobierno-CGT, sino también con la óptica del vínculo gobierno-Scioli.



Habida cuenta de la dependencia que la provincia tiene de los fondos de la Nación para cerrar, entre otros temas, las negociaciones salariales en ese distrito, es posible que esa obligación se convierta en un espejo del enfrentamiento de la Casa Rosada con Scioli.



Desde el kirchnerismo comentan que podría haber un retraso en ese envío, de manera de dejarle "la cancha marcada" al gobernador para que en el futuro evite salir al cruce de cualquier embestida K. Tal como ocurrió en los últimos tiempos, cuando Scioli decidió abandonar el silencio y sentenciar a la prensa, por ejemplo, "me rompe las bolas tener que dar explicaciones", tras las críticas de su vice, Gabriel Mariotto, por el partido de fútbol con Mauricio Macri.



Pero en esos movimientos políticos también hay réplica desde la provincia de Buenos Aires y desde otros distritos, que describen una situación compleja para el erario nacional.



Sostienen que desde la Nación ya han notificado a los ministros de Economía de las provincias que, debido a la crisis internacional, el gobierno de Cristina Fernández va a tener que echar mano a las partidas del segundo semestre para cumplir no solo con los fondos destinados a los distritos sino también con las cuentas en general.



Mas allá de las especulaciones y de las informaciones interesadas, el enfrentamiento político del oficialismo con Moyano y Scioli podría agravar las negociaciones salariales nacionales y en territorio bonaerense.
Fuente: 
(*) Agencia DyN