Viernes, 27 Enero, 2012 - 19:45

Informe de Standard & Poor`s
"Argentina crecerá 3 % en 2012/13, con inflación del 29 al 30%"

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La economía argentina crecerá en 2012 y 2013 a razón de un 3 por ciento anual, por debajo del promedio de países de América Latina, en tanto los precios minoristas aumentarán respectivamente el 29 y el 30 por ciento, siendo superada en la región solamente por Venezuela.

Esas son las principales estimaciones sobre la Argentina dadas a conocer hoy por Standard & Poor`s, en un informe en el que analiza el impacto de la crisis internacional en las economías latinoamericanas.



S&P realizó un relevamiento de países seleccionados, aunque solamente en el caso de la Argentina informa que los datos corresponden a información "oficial" que no coincide con la ofrecida por entidades privadas, lo que da la pauta de las reservas de la consultora con los datos divulgados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).



"En Argentina, el dato oficial de crecimiento indicó un ritmo mayor de la actividad económica respecto de las estimaciones privadas, lo que sugiere que el desaceleramiento que percibimos no ocurrió. La cifra oficial muestra un crecimiento sólido del PIB a pesar de un aumento en la salida de capitales durante el año", acotó al respecto.



Al respecto, es notoria la diferencia entre la inflación "oficial" entre 2007 y 2010 (8,8, 8,6, 6,3 y 10,9 por ciento), con la estimada para 2011 (25 por ciento) y las proyectadas para 2012 (29 por ciento) y 2013 (30 por ciento).



De nueve países seleccionados, solamente en el caso de la Argentina se advierte que son "cifras históricas con base en datos oficiales" pero que "los pronósticos son estimaciones de mercado".



La agencia espera que el crecimiento de América Latina se desacelere a 3,5 por ciento en 2012 y 3,6 por ciento en 2013, frente al 4 por ciento de 2011, "en medio de la incertidumbre y los desafíos que dominan el escenario económico mundial".



"Sin embargo, son significativos los riesgos que amenazan este pronóstico, el cual dependerá de la evolución de la crisis europea y de su impacto a nivel local e internacional", advirtió.



Para S&P, "el crecimiento proyectado más débil en América Latina se deriva de una demanda local y externa más lenta, en la medida en que las condiciones externas afectan la región a través de los canales comerciales y de los mercados financieros, combinados".



"Esperamos que los gobiernos de la región apliquen algunas políticas contracíclicas -en particular la política monetaria y, en menor medida, la política fiscal- para aligerar cualquier impacto proveniente del extranjero. Además, la depreciación de la moneda en el caso de los regímenes cambiarios flotantes ofrece cierta protección para muchas de las economías en América Latina", destacó el informe.