Jueves, 26 Enero, 2012 - 19:23

El Gobierno y el Senado rechazaron la estrategia británica que habla de autodeterminación de los kelpers

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El canciller Héctor Timerman y legisladores de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado coincidieron hoy en rechazar la extrategia británica que apunta a contemplar la autodeterminación de los habitantes de las Islas Malvinas para continuar con el dominio del territorio y el uso de sus recursos naturales.

Timerman recordó que en 1965 la Asamblea General de las Naciones Unidas reconoció que el diferendo entre la Argentina y el Reino Unido era una manifestación de "un problema colonial" y que la única forma de afrontarlo "debía ser la negociación directa" debido a que se trataba "un problema de integridad territorial" entre dos países.



El funcionario aseguró que las Naciones Unidas hablaron de la necesidad de "respetar los intereses de los habitantes y no habló de respetar los deseos" de la población que desde 1983 es reconocida como británica de pleno derecho.



Destacó que las ONU nunca aludió a los kelpers como una tercera parte del conflicto y precisó que los británicos "jamás aplicaron el concepto de autodeterminación en ninguno de sus territorios coloniales del pasado y del presente".



"Un diario londinense recordó en estos días que el Reino Unido nunca consultó la voluntad de los habitantes de Hong Kong y directamente negoció el traspaso del dominio con el gobierno chino", advirtió.



En el mismo sentido, se pronunciaron el radical Juan Carlos Marino, el socialista Rubén Giustiniani y el ex senador y ex ministro radical Rodolfo Terragno, quien recordó la existencia de un proyecto aprobado por unanimidad en la cámara alta, en que se pide al Parlamento inglés que recuerde un acta firmada en 1983 en la que se consideran ciudadanos británicos plenos a los pobladores de las islas, tras el conflicto bélico de 1982.



"El propio Parlamento británico sancionó la ley llamada British Nationality Falkland Islands Act 1983, la cual estableció que los isleños son –lisa y llanamente- británicos. Es decir, que no constituyen, en los términos de la ONU, un pueblo, razón por la cual no les asiste el derecho de autodeterminación. Ya que un grupo de británicos no puede ser árbitro de un conflicto entre su propio país y la Argentina, no pueden los isleños ser juez y parte", concluyó Terragno.
Fuente: 
DyN