Jueves, 26 Enero, 2012 - 10:04

España cerró 2011 con 5,4 millones de desocupados

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Según el ministro de Hacienda, ésta es "la peor crisis económica de nuestra historia reciente, la más destructora de empleo". El Gobierno de Rajoy afirma que se realizarán ajustes tan duros como los de Portugal.

Aunque hasta ahora los recortes no han hecho repuntar ni una sola de las economías europeas, el Gobierno del conservador Mariano Rajoy no pierde oportunidad para insistir con las medidas de ajuste que le espera al país: copago en Justicia, reforma laboral, subida de impuestos, y recortes por 15.000 millones de euros.



Para ello, el presidente español ya ha encontrado su aspiración: Portugal, que fue el tercer país europeo que, tras Grecia e Irlanda, tuvo que pedir asistencia financiera a la Unión Europea y al FMI. Rajoy, no obstante, elogió la "valentía" con la que está actuando el Gobierno luso de Passos Coelho, convencido de que si se sigue en esa línea de “seriedad y sensatez” pronto se verán los efectos.



Mientras tanto, el ministro de Hacienda ha comparecido ante la Comisión de esa cartera de la Cámara Baja para adelantar que España acabó el año 2011 con 5.400.000 parados, "como anunciará seguramente la Encuesta de Población Activa (EPA) de cierre del último trimestre", que se dará a conocer este viernes 27 de enero.



Según Montoro, este dato "ha hecho perder la confianza" a los 47 millones de españoles. El ministro ha recordado en el Congreso que España está en recesión, "una recesión que prolonga la crisis económica". "Estamos en una recesión que afecta a Europa, pero que es más severa en España por la restricción crediticia fruto de la incapacidad de nuestro sector bancario para digerir las consecuencias de lo que han sido los precios de los activos inmobiliarios".



Para rechazar más ajustes, el líder del sindicato Comisiones Obreras ha salido en televisión para afirmar que, lejos de aprobar otra reforma laboral que debilite los derechos de los trabajadores, lo que el Gobierno debería hacer es comprometerse a realizar una reforma fiscal y una reforma del sistema financiero, esta última, a su entender, "urgentísima" porque es la responsable final de que se haya destruido tanto empleo.



Fuente: Infobae