Jueves, 26 Enero, 2012 - 07:53

Una previa sin problemas
El gran despliegue policial mantuvo la seguridad bajo control y no se registraron incidentes en el River-Boca

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El plan de seguridad desplegado en el evento deportivo funcionó sin fallas y hasta finalizado el partido, no se registraron incidentes por parte de los “Millonarios” y los “Xeneizes”. La espera de los riveristas para ingresar a la “popular” fue lenta y llena de nerviosismo, los chaqueños estaban indignados por “porteños que se colaban en la fila y empujaban causando desorden”, pero los locales tuvieron una conducta destacada. LAS FOTOS DEL INGRESO DE LOS SIMPATIZANTES.

Con la Policía atenta y los efectivos antimotines rodeando a los hinchas, la Policía Montada cerca y un camión hidrante preparado, y hasta un helicóptero sobrevolando,  la situación fue controlada en todo momento. Del lado de Boca, el ingreso de los hinchas fue más lento pero no se detonó el clima tenso y de incipiente desorden que sí tuvo lugar en el ingreso de los “gallinas”.
Lo que parecía un exagerado operativo dio sus frutos y se pudo disfrutar de una fiesta deportiva sin incidentes.



Pese al malestar de hinchas que tuvieron que esperar más de dos horas y soportar a los "colados" el ingreso se realizó sin incidentes. Desde el sector de River, el clima alcanzó límites de tensión lo cuál hacía vislumbrar inminentes incidentes, pero el cordón policial asentado alrededor de los futboleros, que actuaba ante el mínimo desorden y estaba conformado por los efectivos antimotines, la Montada y un camión hidrante, además un helicóptero sobrevolaba constantemente la zona.



Lo que molestó a muchos simpatizantes, principalmente chaqueños y de la región, fue como hinchas que según manifestaron "por la tonada, seguro eran porteños" se adelantaban en las filas empujando y causando desorden. Para evitar peleas, se presurizó el paso de estos "revoltosos" y volvió la calma. Hubo forcejeos, empujones y gritos, no obstante esto fue controlado rápidamente y pese a la indignación de quienes aguardaban pacientemente por entrar y notaban que quines llegaban de manera intempestiva entraban primero, esto permitió calmar el clima de tensión. Media hora antes de que empiece el partido prácticamente no quedaban riveristas en la fila puesto que la mayoría pudo ingresar.



Del lado de los boquenses, el ingreso fue lento y la mayoría también tuvo que aguardar cerca de dos horas para entrar a la cancha. No obstante, de esta lado la situación fue más tranquila y según señalan no hubo empujones ni forcejeos.



EL INGRESO DE LOS BORRACHOS Y LA DOCE




El ambiente se caldeó con el ingreso de los integrantes de  "La 12" que sin esperar se ubicaron adelante de la fila e ingresaron violentamente sin esperar, con ellos se sumaron muchos hinchas locales que se mezclaron en el grupo y aprovecharon la vía rápida de estos barras. Distinto fue el ingreso de "Los Borrachos del tablón" que entraron por el perímetro vallado hasta las puertas del Estadio Centenario en tres colectivos de larga distancia y camionetas.