Miércoles, 25 Enero, 2012 - 12:46

Tres Arroyos, Buenos Aires
Un cura denunció que le robaron $ 160 mil y la Policía no le cree

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El dinero era para inaugurar un nuevo templo. Lo que enfureció al cura fueron las dudas del comisario a cargo de la investigación , que tras recorrer junto a él la casa donde guardaba la plata lo acusó de mentir . “No sé si lo hizo para apretarme, pero a mí me ofendió mucho y lo puteé de acá a la eternidad ”, dijo el párroco.

El domingo a la mañana, el padre Domingo Torquatti (65) se dirigió a los fieles de su iglesia de Tres Arroyos para contarles la mala nueva que hasta entonces había guardado en secreto: una semana antes, había descubierto que los 160 mil pesos reunidos en los últimos meses para la construcción de un nuevo templo habían sido robados de la caja fuerte que tenía en su casa.



La noticia corrió rápido y ocupó toda una página del diario La voz del pueblo de Tres Arroyos, una ciudad de 60 mil habitantes ubicada al sur de la provincia de Buenos Aires. “Seguramente hay gente que pensó: ‘Este cura loco se quedó la guita’ . No me ofende porque sé cómo son los hombres”, le contó ayer Torquatti a Clarín .



Lo que sí enfureció al cura fueron las dudas del comisario a cargo de la investigación , que tras recorrer junto a él la casa donde guardaba la plata lo acusó de mentir . “No sé si lo hizo para apretarme, pero a mí me ofendió mucho y lo putié de acá a la eternidad ”, dijo el párroco.



Torquatti contó que el robo ocurrió en algún momento del domingo 15 de enero. Esa noche llegó a su casa de la calle Matheu al 900 –a una cuadra del templo donde celebra misa y a cinco de donde está construyendo desde hace 15 años su propia iglesia– después de la misa nocturna. Cuando iba a guardar las limosnas, dijo, se encontró con que la puerta de la caja fuerte estaba abierta y tenía las llaves puestas. “Faltaban todos los fajos de dinero, en total 90 mil pesos y 18 mil dólares que veníamos recaudando con bailes y ferias desde septiembre”, contó.



El cura hizo la denuncia el lunes 16, a la mañana. Esa tarde, los investigadores de la DDI fueron al lugar y él les mostró la que creía que era la ruta del robo. “A mi parecer entraron por el patio interno, ya que la barra del portón tenía enganchado un cable que bajaba del techo y una de las hojas estaba forzada ”, explicó.



El cura cree que el ladrón entró a la casa el domingo mientras él dormía la siesta, “ya que antes del almuerzo había guardado las limosnas de la misa del mediodía y todavía estaba la plata. Además, las llaves de la caja las tenía en el bolsillo del jean y sólo me lo saqué cuando me tiré a la tarde”.



Ante los investigadores, Torquatti explicó todo esto y dijo que, según él, tras abrir la caja fuerte el ladrón escapó por un portón que da a la calle. “Ahí el comisario me dijo: ‘Usted miente , es imposible porque los ladrones siempre salen por donde entran’”, explicó.



Luego de que el cura informara sobre el robo en la misa y denunciara en una conferencia de prensa que el comisario de la DDI lo trató de mentiroso, el fiscal del caso pidió que fuera la comisaría local la que continuara la investigación. “Nosotros no desconfiamos de él, pero por más que sea un sacerdote tenemos la obligación de ser objetivos con cada detalle”, explicó una fuente de esa comisaría a Clarín .



Torquatti lleva 26 años en Tres Arroyos y se autodenomina como “padre ciruja”, ya que camina la ciudad pidiendo calefones viejos, televisores rotos o sillones desvencijados que luego arregla y revende en las ferias que organiza para recolectar fondos destinados a la construcción de su iglesia.



El cura tiene su propia hipótesis sobre quién es el ladrón: apunta a un joven con antecedentes al que él conocía y ayudaba, hasta que hace 20 días decidió cortarle el chorro porque se lo gastaba en drogas. “Mantengo la sospecha sobre esta persona. Creo que fue él y se lo dije a la Policía. Y que Dios me perdone si me equivoco”.
Fuente: 
Radio Sudamericana