Domingo, 22 Enero, 2012 - 09:52

Análisis periodístico
Relato de la pobreza
Un país que tampoco veremos en TV digital

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Piden agua y tierra, no les dan; les ofrecen irrealizables sueños mediáticos, pero contarlo es... lógica de lucro.



Hace unas semanas, en una columna publicada por PERFIL sobre los estereotipos y prejuicios con que el Gobierno se maneja frente a los medios, comentamos sobre la escasa utilidad de algunos proyectos en teoría encantadores pero prácticamente irrealizables; en ese marco citamos,a modo de ejemplo, “la radio de los wichis”. El vendaval del aparato oficial de propaganda se desató de inmediato: “Seis, siete, rocho” se relamió con una especie de superprodución “Lanata vs. wichis”, que ocupó mas de media hora, y Gwirtz siguió facturando dinero público y haciendo el trabajo sucio. Por poco se me mostraba partidario del genocidio de los pueblos originarios. A coro, otro montón de almas nobles y políticamente correctas salieron a hablar del asunto, indignadas.



Un tal Pascual Calicchio dedicó el miércoles,en “Boletín Oficial/12”, una columna al tema: en ella habla de mi “etnocentrismo explícito”, “mirada unidireccional”, ”lógica de lucro”. Calicchio, que en algunas páginas de la red se autodefine como periodista, docente, militante y DJ”, es de esos militantes que días atrás, en una columna, decíamos que militan, pero con nuestro dinero y no con el propio: todas sus ocupaciones son financiadas con dinero público. Calicchio es docente de la UBA, “facilitador” del Ministerio de Desarrollo Social, asesor de la diputada Cecilia Merchan, coordinador del Area de Comunicación del Movimiento Barrios de Pie y productor de Estación Argentina, un programa que transmite Radio Nacional. El alma sensible de Calicchio en su desvelo por los wichis lo coloca casi primero en la misma fila que comparte con el Gobierno, que también se “preocupa” por el tema.



Lástima que esa preocupación oficial, como tantas otras, se declama pero no se ejerce. Casi cuarenta mil argentinos son wichis, la segunda comunidad indígena más importante del Chaco salteño. Desde el primer año del gobierno de “El” que los wichis reclaman, sin éxito, por sus tierras: la protesta comenzó en 2004 y en 2006 presentaron una acción legal ante el juzgado de Orán para la demarcación de áreas que ocupan históricamente; también denunciaron entonces que los permisos de desmonte son irregulares, que no se garantizó su participación, que las audiencias se hicieron en lugares alejados y no se tradujeron los informes a su lengua para que pudieran comprenderlos y expresarse.



Los wichis han denunciado en varias oportunidades al gobernador kirchnerista Urtubey por “genocidio en grado de tentativa”. Los caciques Vega, Miranda, Rivero y Pérez denunciaron a Urtubey en la Comisaría 42ª de Tartagal por violar las constituciones nacional y provincial, y el artículo 169 de la OIT, que reconoce la propiedad de la tierra a sus trabajadores originarios. Es por demás conocido el trabajo del diputado Miguel Bonasso con la Ley de Bosques. Bonasso denunció que cada semana se derriban más de 5 mil hectáreas de bosques nativos, sin la ley reglamentada y sin multas que se apliquen.



En el Chaco la Agencia Rodolfo Walsh ha informado sobre los acampes de los wichis en Techat, en protesta por la falta de agua para las comunidades. Allí el agua es distribuida por la empresa Sameep, y les cobran $ 60 cada mil litros, en el mismo país donde el gobierno K les regala agua a las mineras.



En Formosa, un cable de la misma agencia informó el 22 de octubre de 2011 que un número incierto de wichis fueron secuestrados en galpones y al día siguiente obligados a votar por el kirchnerismo.



Uno de los responsables directos del atropello fue Cristino Mendoza, candidato que responde al kirchnerista Gildo Insfrán, que ya había sido denunciado por hechos similares en 2009.

Las almas sensibles del oficialismo, los hombres de corazón tierno, se preocupan por la radio de los wichis pero no por su sed, su hambre o su exilio interno.



Eso sí: los wichis podrán relatarse su pobreza por FM, o por televisión digital terrestre, en los cortes de Futbol para Todos.
Fuente: 
(*) Diario Perfil