Sábado, 21 Enero, 2012 - 10:31

Aporte al debate necesario
Meteorito y turismo
Una nueva zoncera "chaqueña"

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

En su libro “Manual de Zonceras Argentinas”, Don Arturo Jauretche, identifica y desmonta, aquellos argumentos de la colonización pedagógica y cultural, complemento necesario del coloniaje económico, con el que los distintos imperialismo sometieron a nuestro país.

Para Don Arturo, de la zoncera principal “Civilización o Barbarie”, se desprenden el resto de las zonceras con las que las clases dominantes y la “intelligenzia” legitimaron la aplicación de políticas contrarias a los intereses nacionales.



Apelamos a Don Arturo para analizar el principal argumento que utilizó el oficialismo para votar y promulgar la ley que autoriza la salida del meteorito hacia Alemania.



“Llevar el meteorito a Alemania es ´un puntapié` a la promoción del turismo en la provincia...”.



Entendemos que este  argumento esgrimido por Capitanich y sus diputados, para justificar la salida del meteorito “El Chaco”, bien podría engrosar el capitulo chaqueño de las “Zonceras”.



Los “Bárbaros” vamos a entregar desinteresadamente el segundo Meteorito más grande del mundo, a los “civilizados” para que estos puedan apreciarlo en la muestra



“Documenta13” en Alemania y después estos vengan en masa a visitarlo en su hábitat natural.



La Organización Mundial del Turismo (OMT), con base en la definición de desarrollo sostenible establecido por el Informe Brundtland, afirma que:



El desarrollo del turismo sostenible responde a las necesidades de los turistas y de las regiones anfitrionas presentes, a la vez que protege y mejora las oportunidades del futuro. Está enfocado hacia la gestión de todos los recursos de manera que satisfagan todas las necesidades económicas, sociales y estéticas, y a la vez que respeten la integridad cultural, los procesos ecológicos esenciales, la diversidad biológica y los sistemas de soporte de la vida.



Asimismo La Carta de Lanzarote, redactada en el marco de la Conferencia Mundial de Turismo de Canarias en 1995, plantea la necesidad de que el desarrollo turístico deberá fundamentarse sobre criterios de sostenibilidad, es decir, ha de ser soportable ecológicamente a largo plazo, viable económicamente y equitativo desde una perspectiva ética y social para las comunidades locales y tendría que contribuir al desarrollo sostenible, integrándose en el entorno natural, cultural y humano.



Existen ejemplos concretos de políticas de turismo sustentable y de preservación del patrimonio cultural y natural, el más próximo es el que llevan adelante en Namibia, donde se encuentra el Meteorito Hoba, el mas grande del mundo, que ha sido preservado y acondicionado en su lugar y es al mismo tiempo un complemento para el turismo de aventura que se desarrolla en la zona.



Pero aun así no tenemos que ir muy lejos, en nuestro país se han desarrollado emprendimientos turísticos como los del Centro Paleontológico Lago Barreales, ubicado en la provincia de Neuquén donde se conserva un gran yacimiento paleontológico o el  Parque Lítico de la Piedra Movediza de Tandil, en la provincia de Buenos Aires.



En el caso del meteorito “El Chaco”, Capitanich hace todo lo contrario a lo que plantea la Organización Mundial del Turismo y los que pregonan un turismo sustentable, arriesgando nuestro patrimonio a una aventura poco predecible, teniendo en cuenta el destino de numerosos aerolitos que salieron de nuestra provincia y hasta el día de hoy no han vuelto.



El argumento de llevarse el meteorito a Alemania, para mostrarlo y así promover el turismo, no resiste ningún análisis, pero si sale de su lugar de origen se va a trasformar en el símbolo de la entrega de nuestro patrimonio, que necesariamente continuara con la entrega del petróleo y el Impenetrable chaqueño entre otras riquezas a los intereses foráneos.



Está en manos de la sociedad civil frenar y revertir este nuevo capitulo del saqueo y la entrega de lo nuestro por parte del poder político que usufructúa el respaldo popular para llevar adelante acciones contrarias a las promesas electorales.



De nosotros depende que esta “zoncera” no se materialice.



(*) ISEPCI/Chaco