Jueves, 19 Enero, 2012 - 12:57

La sirena que logró hundir el Costa Concordia

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Como en muchos hechos históricos una mujer aparece velada. Es que “ellos” enamorados por los cantos de las sirenas pierden el control… ¿será que Francesco Schettino oyó la voz de esta señorita que lo acompañaba en su viaje como invitada y no se percató que las rocas abrieron el casco de su barco? Domnika Cemortan, y sus encantos ahora tendrán que ir al estrado.

Es una mujer que no figuraba en la lista de pasajeros. La vieron junto al cuestionado comandante del barco en el momento del choque. La Fiscalía anunció que será llamada a declarar por considerarla una "testigo clave" del accidente.



Un nuevo episodio se suma a la saga de la tragedia del crucero de lujo Costa Concordia, que encallara frente a las costas de la Toscana la noche del viernes y provocara la muerte de al menos 11 personas.



Esta vez, se trata de nuevas revelaciones sobre el cuestionado capitán de la embarcación, Francesco Schettino, luego de las insólitas informaciones que salieron a la luz los últimos días, en la que una llamada telefónica dio cuenta de su negativa a regresar al barco tras huir luego del choque del crucero, y hasta de su deseo de comprar medias nuevas al llegar a tierra firme.



Ahora, se conoció que el capitán no estaba solo en el momento del choque, sino que estaba en compañía de una joven moldava de 25 años, de nombre Domnika Cemortan, que no se encontraba en la lista de los 4 mil pasajeros a bordo.



De acuerdo al diario italiano Il Messaggero, la fiscalía llamará a declarar a la joven, que tras esta revelación se convierte en testigo clave del caso, en especial porque Cemortan abandonó el crucero en medio del naufragio en el mismo bote salvavidas en que lo hizo Schettino.



Según varios testigos, durante las horas previas al choque el capitán había cenado en el restaurante Club Concordia, acompañado de dos mujeres, y donde habría comido y bebido alcohol en abundancia.



Por su parte, Cemortan fue entrevistada por varios medios rumanos, en donde confirmó su presencia en el barco junto al capitán, pero defendió la actuación de Schettino y hasta la suya propia,
declarando que “salvaron muchas vidas”.