Jueves, 19 Enero, 2012 - 10:16

Lo recibirá el ministro Pedrini
Un joven denunció "incomprensible ataque policial"

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Este jueves Bruno Cattaneo de 26 años, presentó su caso a Diario Chaco y relató como fue "golpeado por un policía y estuvo detenido alrededor de 14 horas por tener una lata de cerveza. A consecuencia de los "golpes sufrió rotura de dos dientes y fisura en los pómulos". Luego de recomponerse, presentó la denuncia por apremios en la Comisaría Undécima, la misma donde estuvo detenido, y la Fundación Nelson Mandela además de que según anticipó sería recibido junto con sus padres por el ministro de Gobierno.

El hecho tuvo lugar el lunes 9 de enero cuando Cattaneo, junto con un amigo, tomó el colectivo de la línea 107, en la esquina del Vedia y avenida 25 de Mayo alrededor de las 22.30. Ambos jóvenes llevaban una lata de cerveza y según explicó Cattaneo, el chofer "no habría hecho objeción alguna por ello".



En su relato, el joven cuenta que el colectivo iba lleno “todos los asientos ocupados y unas diez personas paradas”; y
que durante las primar cuadras iban charlando con el otro joven, hasta que en la calle 8 y 25 de Mayo sube un uniformado  “que tendría 26 o 27 años mas o menos” cuenta Cattaneo.



En ese instante el policía los observa
y “va a hablar con el chofer y no se de que hablan,
después viene el policía y dice que no podemos estar tomando”.



Ante la orden, el denunciante señala que le respondieron que no estaban bebiendo más. “Eso no lo dejó conforme e insistió que lo que hacíamos podía traer complicaciones”.



En esto, los jóvenes le responden que ya estaba próxima su bajada y Cattaneo gira y le da la espalda. “Eso se ve que lo gustó y me dice yo era pesado, acá nadie es pesado le respondimos y que ya bajábamos”.



Sobre la escena que suscitó dentro del colectivo, Cattaneo explica “Fue raro, la gente no entendía nada, cualquiera se daba cuenta que
él provocaba”.



En esa instancia el efectivo habría comenzado a amenazarlos con “los voy a llevar presos” a lo que uno de los jóvenes
cansado le contesta
“¿que nos vas a llevar en cana? Sí, te voy a llevar preso nos volvió a decir y seguía al lado nuestro”



En ese momento, Cattaneo cuenta que el agente
llama al 911 por su celular,
momentos después él con el otro joven ellos aprietan el botón para bajar. El colectivero no les abre la puerta. “La gente decía, que le pasa si no te puede llevar preso”,
ante la reacción del chofer los jóvenes le
pieden que les abra la puerta y el colectivero les habría hecho una seña por el policía.



“El policía ya había bajada por la puerta de adelante y grita, ya se bajan por acá

Ellos obedecen y lo hacen pensando que así finalizaba el problema, pero no fue así. “En ese momento
el policía se pone frente nuestro
impidiéndonos
el paso, esto a 120 metros de mi casa,
y seguía gritando vos vas a ir preso, en realidad toda la presión era hacia mí. La secuencia era casi
payasesca”.



“Así,
yo
le pido salí del camino, y bueno digo lo que él me dijo chupame la pi..a, reconozco que esto me enojó y también lo insulté”



Ese habría sido el detonante e instantáneamente el agente lo agrede. “Me empieza a pegar, forcejeamos y me hace una toma, todo esto
a la vista de mis vecinos que no entendían nada, luego el policía empezó a gritar llamen al 911”, mientras tanto su amigo corre hasta la casa de Cattaneo para dar aviso a sus padres de lo que estaba ocurriendo. Además otros vecinos también se habrían preocupado ante la incomprensible situación.



"CON LA CABEZA TAPADA"



“Luego vino el 911, yo no entendía nada porque vinieron cuatro policías
por una lata y porque le dije que quería irme a mi casa. Allí me esposaron y la agresión verbal y física fue constante, me taparon la cabeza, arrancaron y empezó a golpearme el mismo policía del colectivo, los otros acotaban cosas pero él, ciego, seguía con los golpes”.



Por tener la cabeza tapada y no ver nada, el joven deduce que lo llevaron a dar unas vueltas porque el tramo desde el punto que fue detenido (Alvear y calle 17)
hasta la Comisaría Undécima, donde fue trasladado,
“dura unos pocos
minutos y yo tardé mucho más”.



Mientras, su amigo fue corriendo a la casa de joven para dar aviso a sus padres (que no estaban en el hogar) empezó a recorrer las comisarías, fueron a la Undécima donde lo detuvieron y le habrían dicho que "él no estaba allí" y recién en la segunda vez que fue a preguntar le confirmaron que efectivamente Cattaneo estaba detenido.



“Llegamos y me seguían zamarreando como si fuera un
delincuente, estuvo entre 13 y 14 horas” en este punto el joven remarcó “Dentro de la Comisaría, los agentes
de allí no se portaron mal conmigo”.




Además, cuando llega al destacamento policial, el policía habría dicho en la comisaría “éste está incomunicado. Entonces me llevaron a un lugar, a un descanso, y me siguó pegando unos 40 minutos más”.



Destaca que el único que lo agredía era el policía del colectivo y el que manejaba el móvil del 911 “que también me dio unos golpes, los otros me amenazaban y decían no me mires.



Luego
las 2 trasladaron a Cattaneo a la División de Antecedentes donde comprobaron que no tenía registro alguno de faltas con la Policía.



Un hecho extraño habría tenido lugar en Sanidad Policial: “Al día siguiente me llevan va a Sanidad y en ese lugar le dijeron que sí que me habían revisado cuando en realidad nunca fue así, yo calculo que hicieron un arreglo vía telefóno” y finalmente"no fue atendido para diagnosticar su estado de salud",



“A la tarde fue al médico y
me dijo que tengo fisura en los pómulos y además de la
rotura de dos dientes”.




Luego de la indignación por la impunidad del policía, el joven hizo la denuncia en la misma comisaría donde estuvo detenido, y en la fundación Nelson Mandela, además indicó que para la mañana de este jueves estaba programado que él y sus padres sean recibidos por el ministro de Gobierno, Juan Manuel Pedrini.