Miércoles, 18 Enero, 2012 - 10:04

Por escándalo de corrupción renunció el vicepresidente de Perú

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El segundo vicepresidente de Perú renunció tras acusaciones de tráfico de influencia que golpearon la imagen anticorrupción del Gobierno de Ollanta Humala, decisión con la que logró mantenerse como legislador en una cerrada votación el martes en el Congreso.

a renuncia de Omar Chehade no perjudicaría el funcionamiento del Poder Ejecutivo, puesto que sólo habría asumido las riendas del país en caso de que el presidente y la primera vicepresidenta estuviesen ausentes.



Desde hace meses Humala le había pedido que diera un paso al costado en busca de zanjar el primer escándalo que enfrentó el militar retirado poco después de asumir en julio del 2011.



"En aras de no causar perjuicio a la buena imagen del Gobierno y en pro de seguir construyendo una mejor gobernabilidad institucional he decidido renunciar de manera irrevocable al cargo de segundo vicepresidente", dijo Chehade en una carta que remitió al presidente del Congreso.



El funcionario había formalizado su renuncia la noche del lunes en otra misiva enviada a Humala.



Chehade comenzó a ser investigado en octubre por la fiscalía y el Congreso, luego de revelaciones de que se reunió con tres generales para supuestamente pedir una intervención policial a favor de un grupo empresarial local que mantiene una disputa por el control de una firma azucarera.



Pese a que ha insistido que es inocente de los cargos, el escándalo dañó la popularidad de Humala en ese momento, pero un cambio de Gabinete en diciembre para aplacar protestas contra la minería elevó su índice de aprobación a un 54 por ciento, según la última encuesta de Ipsos Apoyo.



PERMANECE EN CONGRESO


En diciembre, Chehade fue suspendido de sus funciones legislativas por 120 días y faltaba una votación en el Congreso para decidir si recomendaba o no inhabilitarlo de ejercer algún cargo público por cinco años por tráfico de influencias.



En una cerrada votación la noche del martes, la Comisión Permanente del Congreso, conformada por representantes de diferentes partidos, rechazó el informe de un grupo parlamentario que pedía la inhabilitación legislativa de Chehade.



"Cometí un error político al asistir a esa reunión, pero en ningun momento cometí un delito y asi lo ha visto el Congreso", dijo Chehade tras la votación en el Congreso.



Varios congresistas habían advertido que su dimisión en este momento era una estrategia para evitar una acusación en la Comisión Permanente que lo lleve a una inhabilitación.



"Su renuncia responde a una suma y resta de los votos a favor y en contra de su acusación en la Permanente. Lo ideal hubiera sido que renuncie cuando estalló el escándalo y no que se entornille en el cargo", dijo el legislador Luis Galarreta a la radio RPP, antes de la votación en el Congreso.



Además de Chehade, otros dos congresistas oficialistas han sido suspendidos tras ser involucrados en presuntos casos de corrupción, en un Parlamento que suele estar salpicado por escándalos.



La fiscalía, por su parte, dijo en diciembre que no puede acusar penalmente a un alto funcionario sin que el Congreso lo haya despojado de su inmunidad parlamentaria y exista una investigación previa del legislativo.
Fuente: 
Reuters