Martes, 17 Enero, 2012 - 08:56

Advierten por riesgo ecológico
Hallan el séptimo cuerpo en el crucero hundido

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Los equipos de rescate confirmaron una séptima víctima mortal del trágico incidente en las costas de Toscana, publicó La Stampa. Aún quedan 28 personas desaparecidas. Todos los sobrevivientes apuntan a una imprudencia del capitán, quien podría sufrir una condena de 15 años en prisión.

Según informa el diario italiano La Stampa, los equipos de rescate encontraron un séptimo cadáver al reanudar esta mañana las tareas para encontrar sobrevivientes del siniestrado crucero Costa Concordia. Las víctimas fatales ya ascienden entonces a 7, mientras el número estimado de desaparecidos se elevó a 28 personas.



Los dueños del lujoso crucero acusaron a su capitán Francesco Schettino de causar el desastre del viernes tras virar el barco demasiado cerca de la costa, donde golpeó contra una roca, en un audaz "saludo" a los residentes de la isla de la Toscana, en la costa mediterránea italiana.



Schettino fue arrestado el sábado acusado de homicidio involuntario y de abandonar el barco antes de que todos hubieran sido evacuados y está previsto que hoy se presente ante los jueces para ser interrogado. Los fiscales dicen que el capitán también se negó a regresar a bordo cuando se lo pidió la Guardia Costera.



La mayoría de los 4.200 pasajeros y la tripulación sobrevivió a la tragedia, a pesar de las horas de caos y la falta de socorro de la tripulación. Un agente de la Guardia Costera italiana dijo a la agencia Reuters que el número de personas desaparecidas se había revisado al alza a 28 pasajeros, lo que demuestra el gran desconcierto que aún rodea al siniestro. Otra fuente marítima dijo más tarde que 10 alemanes podrían estar entre los pasajeros desaparecidos.



El barco de 114.500 toneladas, uno de los transatlánticos de pasajeros más grandes en sufrir un siniestro, se fue a pique tras chocar con una roca en el momento en el que se servía la cena, el viernes por la noche. Rápidamente volcó sobre un costado, dejando al descubierto un gran agujero por debajo de su línea de flotación.



EL CRUCERO AMENAZA CON UN DESASTRE AMBIENTAL

El accidentado crucero que se encuentra semisumergido en la costa italiana se movió ayer sobre las rocas en las que encalló, mientras las malas condiciones climáticas interrumpieron brevemente la búsqueda de sobrevivientes y las autoridades elevaron la cifra de desaparecidos a 28 personas.



El movimiento interrumpió por unas horas las operaciones de rescate para hallar a alguien con vida. Hasta ahora, se encontraron seis cadáveres.



A pesar de vivir horas de desesperación y caos, la mayoría de los 4.200 pasajeros y tripulantes sobrevivieron al accidente sufrido por el Costa Concordia de 114.500 toneladas, que embistió el viernes en la noche una roca y se hundió a causa de un gran agujero en su casco.



Un funcionario de la guardia costera italiana dijo a Reuters a última hora de ayer que se revisó el número de personas desaparecidas y ahora se estima en 29, 25 pasajeros y cuatro miembros de la tripulación. Antes se dijo que eran 16 previas, lo que muestra cuánta incertidumbre aún rodea al desastre.



Un bombero, Luciano Roncalli, dijo que todas las áreas de la parte sumergida ya fueron revisadas, lo que indica que hay pocas esperanzas de encontrar más sobrevivientes.



El ministro de Medioambiente, Corrado Clini, anunció que el Gobierno declarará el estado de emergencia por el riesgo de que el combustible del barco se derrame en las cristalinas aguas del Parque Nacional Archipiélago Toscano, en el centro norte italiano. Hasta ahora no se ha detectado ninguna fuga importante.



Si el mar embravecido causa el deslizamiento del barco hacia aguas profundas y lo hunde o rompe, eso echaría por tierra cualquier esperanza de los propietarios de salvar al crucero de 290 metros de largo, cuya construcción costó cientos de millones de dólares seis años atrás.



Los investigadores dicen que el barco estaba demasiado cerca de la costa y la compañía propietaria, Costa Cruises, señaló que el capitán Francesco Schettino, de 52 años, que fue arrestado, realizó una rápida maniobra para "saludar" a la gente de la isla.



Schettino rechazó los cargos de homicidio involuntario y su abogado, Bruno Leporatti, afirmó que la decisión de su cliente de anclar la embarcación en un extremo para acercarla a la costa luego de la colisión "salvó las vidas de miles de personas".



El presidente ejecutivo de Costa Cruises culpó a Schettino de cometer un error humano. Pier Luigi Foschi dijo que el barco se desvió de su curso y que Schettino había infringido los procedimientos de seguridad. Añadió que los cruceros pueden llegar hasta 500 metros de la costa de la isla.



Investigadores dijeron que el barco, diseñado como un palacio flotante para más de 3.000 pasajeros, se encontraba a 150 metros de la costa cuando embistió la roca.



Un experto en rescates en Giglio dijo que el barco "claramente" se está moviendo. El crucero está recostado sobre una formación rocosa debajo de 15 a 20 metros de agua, pero podría hundirse hasta 130 metros si se desprende de las rocas.
Fuente: 
Infobae.com - La Capital.