Lunes, 16 Enero, 2012 - 15:40

La Plata
Cuádruple crimen: Investigan rito umbanda y deuda de juego

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El fiscal Alvaro Garganta confirmó hoy que sigue dos nuevas hipótesis sobre el cuádruple crimen de La Plata: una, si Susana De Bárttole -la mayor de las víctimas y funcionaria de la Justicia platense- practicaba el rito umbanda y otra, si mantenía deudas de juego con un prestamista privado.

El funcionario del Ministerio Público, que hasta ahora acusa del crimen por supuesta explosión de celos al karateca Osvaldo Martínez, novio de Bárbara Santos, confió que "estamos investigando en esas líneas" y afirmó que hay en curso nuevas pericias sobre "las llamadas telefónicas".



También confirmó que un travesti platense apodado "La Sirenita", que "se encontraba con De Bárttole e iban al bingo", se presentó espontáneamente a declarar en la Fiscalía y negó cualquier tipo de relación con el múltiple asesinato de una niña y tres mujeres.



Incluso detalló que el travesti pidió que se le extraigan muestras de sangre para cotejar su ADN con el de las manchas hemáticas encontradas en la casa del crimen, ubicada en la calle 28, entre 41 y 42, del barrio platense La Loma.



En cuanto a la supuesta afición al componente lúdico de De Bárttole indicó que "por los recibos se sabe que había tomado bastante crédito" en algunas "financieras" y señaló que "estamos investigando si había deudas a particulares".



A primera hora del 27 de noviembre pasado, un asesino primero mató a palazos y cuchilladas a Bárbara Santos, de 29 años, cuando se estaba bañando; luego atacó a su madre, Susana De Bárttole (63), que estaba en la cocina, y desde ahí mató a Micaela Galle (11), hija de la primera.

Hacia las 23.30 horas llegó Marisol Pereyra (35) y tras ingresar también resultó asesinada.



El remisero Marcelo Tagliaferro aseguró haber transportado hasta allí a Pereyra y sostuvo que un hombre con el torso desnudo salió de la casa luego de hacer entrar a su pasajera y le dijo que se fuera.

Según su relato, lo identificó como el karateca Martínez, quien permaneció 38 días detenido como presunto autor de la masacre pero fue liberado por falta de pruebas en su contra.
Fuente: 
Agencia DyN