Jueves, 12 Enero, 2012 - 13:09

Las denuncias vienen de 2009
Imputan un catálogo de irregularidades a la Fundación Valdocco

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Moderna aparatología donada que permanece arrumbada, docentes sin título habilitante, empleados beneficiarios de “viajes recreativos” y viviendas, entre las denuncias del Centro Mandela contra el Centro Integral Comunitario “Padre Severiano”, que recibe ayuda de la Provincia y de Nación para intervenir en la dura realidad de los habitantes de El Impenetrable.









En el documento que se transcribe a continuación, aseguran que los polos sanitario, productivo y educativo prometidos por el “carismático” cura Juan Carlos Molina, están mal desarrollados o directamente abandonados.



LUCES Y SOMBRAS EN LA GESTION DE LA FUNDACION VALDOCCO


En agosto de 2009 concluíamos un extenso informe sobre un conjunto de irregularidades y de deformaciones halladas a poco de ponerse en funcionamiento el Centro Integral Comunitario (CIC) de Comandancia Frías, al que le pusieron el nombre de “Padre Severiano” para usufructuar el aura y la gloriosa reputación del gran cura caminador de El Impenetrable.



Este Centro fue y es gestionado por la Fundación Valdocco, cuyo responsable más visible es el cura Juan Carlos Molina, persona con un gran magnetismo y un fuerte carisma, a su vez asesor de hecho de la Ministro de Desarrollo Social de la Nación. Alicia Kirschner inauguró el emprendimiento el 2 de marzo de 2009. Grande
fue la fiesta y su extraordinaria difusión por los medios locales y nacionales. Funcionó a pleno el marketing compartido por las partes interesadas porque este CIC es el de mayor complejidad del país, jugosamente financiado por el gobierno nacional y de Chaco.



Entre los objetivos del emprendimiento figuraba un polo sanitario, un polo productivo y un polo educativo, cultural y deportivo. En el 2009 encontramos varias irregularidades, algunas llamativas y otras de gran importancia por sus posibles consecuencias concretas. El polo sanitario no se desarrolló. El espacio asignado originariamente al puesto sanitario fue destinado a albergue y la moderna y completa aparatología donada a Valdocco por el Estado permanece arrumbada y sin uso a pesar de que la población de la zona no cuenta con otro centro sanitario cercano con una complejidad parecida.



El polo productivo se caracterizaba por una matriz absolutamente regresiva y dominante para las comunidades indígenas y criollas de Frías. El Ministerio de Desarrollo Social de la Nación entregó en 2009 fondos suficientes para que se organizara una fábrica de sábanas y de alpargatas a los fines de generar puestos de trabajos para las mujeres de Frías. Finalizando el año 2011, todavía no se fabricaron tales productos.



En lo relativo al polo educativo, se advirtieron muchas falencias estructurales en lo relacionado a los menús desarrollados en la Escuela Secundaria Técnica Mixta, en la Escuela Primaria para Adultos, en la de Nivel Terciario y en el Centro Recreativo Educativo Infantil (oratorio). Las irregularidades se vinculaban con la formación y estructuración de docentes y de asignaturas, como así también en las reestructuraciones posteriores, con cambios en el plantel docente que resultaron desconcertantes. Se corroboró que algunos cargos otorgados por el Ministerio de Educación correspondieron a personas que no trabajaban en el Establecimiento. Otros cargos fueron asignados a personas que no cumplieron las tareas ni las funciones educativas previstas. La función de director de la escuela secundaria fue otorgado a Adrián Gentilini, quién se desempeñaba como capataz de la cuadrilla de obreros, para luego ser reubicado en la radio de la escuela, desempeñándose como locutor y operador. Otras personas que efectivamente cumplían funciones educativas no figuraban en el plantel presentado ante el Ministerio de Educación, mientras se producía un porcentaje elevado de deserción escolar, con la escasa participación de alumnos wichi.



Al cabo de terminar el relevamiento se detectaron grandes contradicciones, con historias muy penosas vinculadas con el trato brindado a Jacinto, a Florinda, a los alumnos Arnaldo Giménez, Juan Carlos Vázquez, el estudiante “Ken” y la alumna Burgos. Se encontraron situaciones que eran propias y características de procesos de discriminación y de explotación laboral, además de los destinos inciertos de las donaciones y de los programas, fundamentalmente de origen nacional, con dudas en las rendiciones de cuentas. El extenso informe fue presentado ante el Gobernador de Chaco, el Ministro de Salud, la Ministra de Desarrollo Social, el Ministro de Educación, la Cámara de Diputados, el Tribunal de Cuentas, el Presidente del Idach y el Defensor del Pueblo de la Nación. Salvo el último, no tenemos conocimiento que alguno de los funcionarios a quienes se destinaron el informe decidieran o hicieran lo que correspondía en el año 2009. Por el contrario, el extraordinario financiamiento público fue aumentando a favor de Valdocco, sin ningún tipo de control sobre el destino de los recursos públicos y los resultados prefijados.



LUCES Y SOMBRAS

Producto del expediente formado en el seno de la Defensoría del Pueblo de la Nación se concretó una inspección que se conformó con el mismo equipo que auditaba el cumplimiento de la medida cautelar dictada por la Corte Suprema de Justicia, en el marco del juicio que inició contra los gobiernos de Argentina y de Chaco por el posible exterminio continuo, sistemático y silencioso de las comunidades indígenas de El Espinillo, Bermejito, Miraflores, Castelli y parte de Pampa del Indio.



El resultado de la inspección generó un informe interesante, con luces y sombras. Algunas irregularidades señaladas en nuestro informe habían generado la obligación de cambio en la gestión de Valdocco al frente del CIC de Comandancia Frías, aunque faltaba mucho para que funcionara bien y para que fuera plenamente útil a las comunidades indígenas y criollas de la zona. Más que un centro de integración comunitaria, para esa época se asemejaba a un establecimiento verticalmente integrado y cerrado, hasta hermético frente a la idiosincrasia y a las necesidades de las comunidades de la zona.



El Establecimiento se asemejaba a las antiguas fundaciones, aunque esta vez pragmática por su claro perfil noventista, revestida con un ropaje moderno que aparentaba lo contrario, sobre todo en el relacionamiento externo, fundamentalmente en el trato con funcionarios, dirigentes y políticos de alto rango con capacidades concretas para disponer de recursos para subsidiar. Hasta el Juez Zaffaroni fue convidado para apreciar las bondades del mega emprendimiento, retirándose muy complacido del Establecimiento, probablemente persuadido de que las comunidades indígenas sumergidas en El Impenetrable estaban encontrando el verdadero camino que les permitiría salir de la situación de exterminio que había denunciado el Defensor del Pueblo Mondino.




UN INFORME QUE EXASPERÓ A VALDOCCO

A fines de noviembre y comienzos de diciembre de 2010 un numeroso grupo de
voluntarios de la carrera de medicina de la Universidad de Buenos Aires desarrolló tareas de docencia y trabajo de prevención y promoción de la salud en la región sanitaria de Comandancia Frías y sus alrededores. Contaron con el apoyo de Unicef, de la Fundación Valdocco y de la Dirección de Salud Indígena del Ministerio de Salud de la Nación. El viaje tuvo por objetivo, entre otros, la capacitación de agentes sanitarios wichí y de estudiantes de enfermería del terciario de la Fundación Valdocco.



Los voluntarios, con absoluta objetividad, formularon varias observaciones sobre las fallas y aspectos negativos del sistema sanitario de la zona. Señalaron que los agentes sanitarios no tenían preparación para desempeñarse eficazmente en los roles asignados. A la baja capacitación, dijeron que carecían de medios para trabajar y de transporte, señalando que no se efectuaban visitas de los equipos de salud a los parajes rurales de las zonas sanitarias, además de las fallas encontradas en los procesos de referencia y de contra referencia. Destacaron los problemas estructurales de funcionamientos y de coordinación del sistema. Apuntaron a la sub utilización de la infraestructura del polo sanitario del CIC “Padre Severiano”, a pesar de la moderna tecnología con la que contaban.




El informe fue presentado ante Chaco y Nación. El gobernador contó con un ejemplar del informe y lo derivó al Ministro de Salud. Fue penoso y lamentable el contenido de la respuesta de Valdocco, por desproporcionada e inexacta, a pesar de las evidencias. Sin embargo, el panorama no cambiaría positivamente a lo largo del 2011.



EL PRESENTE, SIGNADO POR LAS DEFORMACIONES


El personal de la Fundación goza de elevados sueldos, suficientes para que la mayoría de ellos sean propietarios de modernas camionetas 4X4. Pese a ello, la entidad destinó dinero del Fondo Nacional de Viviendas para construir casas para todos sus empleados, mientras en la zona cientos de familias indígenas y criollos pobres viven en situación de grave emergencia habitacional desde hace varias décadas.



Con fondos provinciales se abonan sueldos a personas que hace meses que no están en el Chaco y en el país. Bastaría revisar el banco de datos de Migraciones para corroborar esta información. Además, la Fundación utiliza recursos para financiar viajes recreativos de su personal. Cada invierno los empleados realizan un viaje a la Patagonia.



El centro educativo goza de privilegios en el Ministerio de Educación. No se pone fin a las irregularidades que se acumulan. Funciona un jardín de infantes sin que se cuente con maestras en educación inicial, desempeñándose como director una persona sin formación docente. El colegio primario tiene alrededor de 50 alumnos. El director tampoco tiene formación técnica, mientras que la mitad de las personas que dictan clases no tienen título habilitante para el nivel primario. En el colegio secundario la mayoría de los docentes no tienen formación académica para dictar clases. El 50% de los docentes dictan sus asignaturas sin tener formación ni título habilitante. El secundario funciona sin profesores de química, de matemáticas, de inglés, de física, de historia y de contabilidad. La secretaria del centro educativo no tiene formación docente. Predomina la superpoblación de alumnos en las aulas; sin embargo, el estado provincial paga sueldos suficientes para que no se produzca este fenómeno tan nocivo para el aprendizaje.



Las carreras del nivel terciario son dirigidas por personas sin capacitación alguna sobre la temática que deben enseñar. Un asistente social dirige la carrera de enfermería. Un licenciado en ciencias políticas conduce una tecnicatura agropecuaria, mientras que una persona sin formación académica está a cargo de la tecnicatura en turismo. Así de precaria es la formación de quienes aspiran a aprender. No se cumple con numerosas normas establecidas por el MECyT. Se brinda una educación escasa y deficiente.



Las evaluaciones sobre calidad educativa, que deben ser realizadas con la participación efectiva de los alumnos, son efectuadas por los docentes en el pizarrón y los chicos copian los procedimientos, resultados y respuestas, de tal manera que la distorsión es plena porque los resultados informados son falsos. Esta situación es un claro indicador de las profundas deformaciones que tiene el sistema, que funciona distorsionado, y que no se ve reflejado en los datos oficiales que maneja el Ministerio de Educación.



La Fundación tiene bajo tutela judicial a un grupo de niños menores de edad que son sometidos a tratos inapropiados e inaceptables. Sobresale el hecho denunciado por Fernando Garcés. Los niños con mal comportamiento son recluidos en sus habitaciones para que modifiquen sus conductas. Se les impide jugar, ir a la escuela y hablar con otras personas. Son alimentados en sus habitaciones.