Miércoles, 11 Enero, 2012 - 18:07

Buenos Aires
Una suegra habría pagado a matones para que violasen a su nuera

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

En la localidad bonaerense de Pilar una mujer habría pagado $ 2000  a dos sujetos para que le peguen y vejen a la esposa de su hijo. Después, testigos señalaron que hizo una fiesta en su casa para celebrar.

Un joven fue detenido por su presunta vinculación con un brutal ataque que sufrió una mujer en una casa de Pilar. La víctima fue golpeada y abusada sexualmente por dos sujetos que habrían sido contratados por su suegra quien, además de pagarle $ 2000 por el "trabajo", festejó el ataque en su domicilio, informaron fuentes policiales.



El caso ocurrió en diciembre pasado cuando la joven entró a la casa de la madre de su actual pareja, en calle Bolivar casi esquina Chacabuco. La víctima llegó engañada. Su suegra, identificada como Zulema Torres, una profesora de gimnasia de 66 años, le había arreglado una cita con un curandero, señaló el sitio Online-911.com.



Sin embargo, y de acuerdo a los datos recopilados por los investigadores, se habría tratado de una maniobra para conseguir que la mujer entrara a su casa sin desconfiar de lo que allí podría pasarle.



La joven relató que fue atacada por dos sujetos que no conocía, quienes la golpearon y sometieron sexualmente. En su declaración, la mujer recordó que durante el ataque su suegra le acercó una toalla a uno de los agresores para que pudiera limpiarse.



En su momento, Zulema dijo que habían sido asaltados por dos sujetos pero su coartada se derribó por completo pocas horas después. No sólo por lo manifestado por su nuera, sino también por la declaración de su hijo, Ernesto Anabalón.



Anabalón dijo que el ataque había sido ideado por su madre e incluso reveló que ella había citado a su mujer para que participara de una reunión con un curandero conocido, quien después manifestó que nunca había sido convocado.



"Después del hecho mostró una conducta alejada y despreocupada", dijo Anabalón, quien recordó que pocas horas después del ataque se sorprendió al verla festejando en su casa. "Tenía la música alta y estaba comiendo alegremente con dos sujetos que en ese momento le estaban alquilando unas piezas", indicó.



En base a los distintos elementos de prueba reunidos, los investigadores pudieron establecer que los agasajados no eran otros que los agresores de la chica, quienes cobraron 2 mil pesos para atacar a la joven.



A fines de diciembre, personal de la DDI de Pilar detuvo a la suegra y a uno de sus inquilinos, identificado como Diego González Cáceres. El martes cayó el otro sospechoso: Tomas Macchiarelli, quien fue apresado gracias a su cuenta de Facebook.



De acuerdo con las fuentes, los investigadores acordaron una cita falsa en un shopping de Pilar. Tomás cayó en la trampa y fue detenido.
Fuente: 
Crónica