Miércoles, 11 Enero, 2012 - 13:21

El Gobernador se reunió con la Fundación Valdocco para analizar proyectos de ayuda a Haití

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El gobernador Jorge Capitanich recibió a estudiantes haitianos radicados en Chaco, para consensuar un modelo de ayuda social y económica, con el objetivo de ayudar a pobladores afectados en el país centroamericano por el terremoto que devastó la zona en 2010.

Luego de su visita a Haití y la reunión oficial con el presidente Michel Joseph Martelly, el primer mandatario chaqueño decidió emprender con el titular de la Fundación Valdocco, el sacerdote Juan Carlos Molina y los estudiantes haitianos en Chaco un esquema de asistencia para ese país y un acto conmemorativo a dos años del terremoto que conmocionó a América.



“Buscaremos contribuir formando más jóvenes para que regresen a su país a brindar ayuda a través de los mecanismos que les proporcionará esta provincia, los cuales estamos analizando”, adelantó el padre Molina.



El religioso anticipó también que se está preparando un acto para el 12 de enero en el aniversario del trágico episodio. “Pensamos en preparar un momento de oración y una exposición en la que queremos mostrar dos facetas, la del Haití destruido y la faceta de la esperanza de un país que se levanta”, resaltó el sacerdote.



En ese sentido, Delins Prevaris, como vocero de los estudiantes, agradeció la oportunidad que les brinda Capitanich y la Fundación Valdocco para ayudar a sus compatriotas. “Esto nos permitirá no sólo participar desde el plano humanitario, sino que nos brindará una salida laboral y favorecerá a incrementar el nivel educativo que nos permitirá alcanzar un ayuda económica sostenible”, señaló el joven.



El grupo de estudiantes haitianos llegó a la provincia hace cuatro años y se incorporaron a distintas carreras universitarias sobrepasando las barreras del idioma y adaptándose a la cultura local. La trágica noticia del terremoto llegó mientras cursaban sus estudios, lo que derivó en momentos de desesperación por ayudar a los suyos. A partir de allí, muchos de sus familiares se refugiaron en el Chaco y con el tiempo regresaron a Haití. Hoy son alrededor de 20 haitianos los que habitan el territorio chaqueño, comprometidos con la misión de ayudar a levantar su país.