Martes, 10 Enero, 2012 - 18:36

El record de Dilma Rousseff: siete ministros acusados de corrupción

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Dilma Rousseff alcanzó el récord de siete ministros acusados de corrupción.
El titular de Integración fue denunciado por desvío de dinero. La insólita marca negativa representa una crisis política para la presidenta brasileña.

El ministro brasileño de Integración Nacional, Fernando Bezerra Coelho, que la semana pasada había sido involucrado en un supuesto desvío de dinero de su cartera, fue acusado este lunes de otro ilícito en un municipio del noreste y la oposición exige una fuerte investigación.



Según una denuncia publicada por el diario Folha de Sao Paulo, Bezerra habría comprado terrenos de forma irregular generando beneficios a un empresario amigo cuando fue alcalde de la ciudad de Petrolina, en el estado de Pernambuco. El Ministerio Público abrió un proceso contra el funcionario y considera que la presunta maniobra dolosa es "de la mayor gravedad".



De inmediato, la Presidenta de Brasil, Dilma Rousseff interrumpió sus vacaciones en Salvador de Bahía, al aducir que lo hacía por las inundaciones que afectan a algunas zonas del país, pero versiones periodísticas indican que en realidad aceleró su regreso al estallar el nuevo escándalo político en su gabinete.



Bezerra dijo este martes que cuenta con el respaldo de Rousseff para continuar en el cargo. "Si no contara con la confianza y apoyo de la presidenta Dilma no estaría aquí", afirmó Bezerra, en una conferencia de prensa para anunciar un plan de prevención y actuación ante las lluvias torrenciales.



Bezerra es acusado de favorecer intereses políticos de familiares y de dotar a su estado de origen, Pernambuco (nordeste), con mayores recursos para la prevención de desastres.



A pesar de los escándalos, Rousseff mantiene una alta popularidad a un año de asumir el poder, gracias a su fama de implacable con la corrupción y a que ha retirado a tiempo su respaldo a los ministros salpicados por las denuncias.



Seis ministros fueron separados de sus cargos por la mandataria brasileña en 2011 tras denuncias de corrupción, uso indebido del dinero público o hasta enriquecimiento súbito.



Ellos son: Antonio Palocci, Ministro de la Casa Civil (el equivalente a jefe de gabinete); Alfredo Nascimento, Ministro de Transportes; Nelson Jobim, Ministro de Defensa; Wagner Rossi, de Agricultura; Pedro Novais, de Turismo; Orlando Silva, de Deporte y el último Carlos Lupi, Ministro de Trabajo. Todos, salvo Jobim, renunciaron vinculados a distintos escándalos de corrupción.
Fuente: 
Perfil