Martes, 10 Enero, 2012 - 18:18

Malvinas: Brasil, Chile y Uruguay desactivaron el bloqueo de sus puertos, según un canciller británico

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El canciller británico, William Hague, aseguró hoy que los gobiernos de Brasil, Chile y Uruguay decidieron desactivar el virtual bloqueo de sus puertos a los barcos con la bandera colonial de Malvinas que tuvieren por destino final las Islas, que había aprobado el Mercosur.

El funcionario del gobierno del conservador David Cameron afirmó que, tras "discusiones productivas y honestas con Uruguay, Chile y Brasil", funcionarios de esos países le aclararon que "no tienen intención de participar de un bloqueo económico".



Ante la escalada diplomática británica, el Gobierno de Cristina Fernández todavía no emitió una opinión y se mantuvo en silencio respecto de ese tema.



Hague difundió esas declaraciones entre parlamentarios británicos hoy, en los que explicó la "robusta" reacción del Foreing Office frente a la declaración votada por los países del Mercosur el 20 de diciembre pasado, en la que se acordó impedir el ingreso de los barcos con bandera de las Falklands en todos sus puertos, algo que Gran Bretaña denunció como "un bloqueo económico de una población inocente".



El funcionario también reclamó a los países de América del Sur que no apoyen a Buenos Aires en su posición en términos durísimos: "No deben ser cómplices de Argentina", les advirtió.



"Aunque no aceptamos la decisión de negarle la entrada a los buques con banderas de Malvinas, que consideramos no tiene basamento en ley internacional alguna, nuestra prioridad ha sido asegurarnos que los vínculos de comercio y negocios entre las Malvinas y Sudamérica no se vean comprometidos por esta declaración política", afirmó el canciller, según reportaron agencias internacionales y medios con sede en Londres.



De acuerdo con el informe, Haghe reveló a los parlamentarios que tuvieron "discusiones productivas y honestas con Uruguay, Chile y Brasil. Estos tres países han dicho que no tienen intención de participar en un bloqueo económico a las Islas Malvinas y que todo el comercio naviero vinculado continuará disfrutando de acceso a sus puertos, de acuerdo con la ley internacional y nacional, si llevan la Insignia Roja u otra bandera nacional a la hora de atracar", agregó.



Uno de los primeros gobiernos que habían optado por esa salida fue el uruguayo de José Mujica, quien fue explícito al proponer a Gran Bretaña que aceptaría los barcos con destino a Malvinas, siempre y cuando no flamearan la bandera colonial de las Falklands, tras una intensa presión del propio Haghue.



Según el comunicado difundido hoy, el canciller británico avaló esa alternativa al hacer votos para que más países "sigan reconociendo que las diferencias de opinión sobre la soberanía británica de las Islas no pueden justificar interferencia en esfuerzos de intimidación a la población civil inocente a través de presiones económicas".



"El gobierno británico garantizará siempre el derecho de los habitantes de las Islas Malvinas a determinar que su futuro político sea respetado", manifestó el canciller que reporta a David Cameron.



La escalada entre ambos gobiernos se viene agravando desde hace meses, cada vez, cuanto más cerca está el 2 de abril próximo, cuando se cumplirán los 30 años del inicio de la Guerra de Malvinas, en la que el gobierno de facto de Leopoldo Galtieri perdió ante el de Margareth Thatcher, conservadora igual que Cameron.
Fuente: 
Agencia DyN