Martes, 10 Enero, 2012 - 16:29

Recomendaciones para evitar golpes de calor

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Para evitar afecciones provocadas por las altas temperaturas se recomienda suministrar agua al pequeño de forma constante; evitar su exposición al sol y utilizar vestimentas livianas. La piel irritada por el sudor, el llanto incontrolable, náuseas, vómitos o mareos son los principales síntomas.





El Ministerio de Salud advierte como cuidar a los bebés y niños, frente a las elevadas temperaturas que se presentan en el país, para evitar así posibles golpes de calor. Se aconseja hidratar constantemente a los niños, así como mojar sus cuerpos de forma continua; evitar exponerlos al sol y no suministrarles comidas ni líquidos calientes.



Al respecto, la subsecretaria de Atención de la Salud, Mirtha Atrio, explicó que el cuerpo humano tiene dificultades para regular su temperatura, la que se puede elevar por causa deshidratación, agotamiento del mecanismo natural del sudor y desajuste del centro cerebral que controla la temperatura corporal.



“Los golpes de calor pueden ser muy graves, ante los primeros síntomas se debe consultar con su pediatra o acercase al Centro de Salud más cercano”, remarcó la subsecretaria.



SÍNTOMAS

La Asociación Argentina de Pediatría reconoce como indicadores de que un bebé está frente a un golpe de calor la sudoración excesiva, en la que puede verse la piel muy irritada por el sudor en el cuello, pecho, axilas, pliegues del codo y la zona del pañal, así como también un llanto inconsolable.



Mientras que en los niños se presentan sensación de calor sofocante, sed intensa, sequedad en la boca, calambres musculares, agotamiento, cansancio, debilidad, dolores de estómago, inapetencia, náuseas, vómitos, dolores de cabeza, mareos o desmayos.



RECOMENDACIONES

Con el fin de evitar golpes de calor en los más pequeños, Atrio recomienda que constantemente ofrezcan a los niños agua o jugos naturales, sin esperar a que ellos pidan. En esta línea explicó que, se debe evitar que consuman bebidas con cafeína o azúcar en exceso, como gaseosas. Evitar además, que los líquidos estén muy fríos ya que pueden causar dolores de estómago, así como no ingerir comidas calientes o pesadas.



Es fundamental que a los niños se les moje el cuerpo con frecuencia; que se evite la exposición del menor al sol, sobre todo en horas del mediodía; y que se utilice siempre protectores solares por encima de factor 15.



Además, hay que procurar la permanencia del niño en lugares frescos y ventilados, de ser posible, en ambientes con acondicionadores de aire. También es importante vestirlos con ropa holgada y liviana, evitando colores oscuros. Para finalizar, indicó que nunca se deje a los niños dentro de un vehículo estacionado y cerrado.